fbnoscript
21 de abril de 2005 | #896

Se extiende la lucha de los hospitales

Viva la huelga del Garrahan

Hacia el mediodía del miércoles 20, la dirección de ATE había presentado una oferta emanada del gobierno, que establecía un aumento de 300 pesos, sin especificar si se incorporaban al básico y, en todo caso, notoriamente por debajo del 70% reclamado por los trabajadores. La asamblea votó, entonces, aceptar los 300 pesos, pero aplicados al básico, y suspender el paro hasta conocer la oferta final. Pero los delegados que se hicieron presentes en el Ministerio de Trabajo, luego de esta asamblea, fueron víctimas de una virtual provocación, al ser recibidos por un funcionario de segundo orden, que no tenía siquiera información de que existiera la oferta vehiculizada por ATE. La asamblea de trabajadores del Hospital Garrahan resolvió, entonces, confirmar la continuidad del paro de 72 horas y el plan de lucha.
 
El propósito del gobierno, nacional y de la Ciudad (la responsabilidad del hospital pediátrico corresponde a ambos), no es llegar a un compromiso sino quebrar la huelga. Lo expresan este carácter trucho de la 'oferta', la feroz campaña de intimidación mediática y judicial y el intento de ocupación del hospital por las fuerzas de seguridad. En la 5ª edición de Crónica, “Aníbal Fernández negó esta mañana la posibilidad de que el gobierno disponga aumentos salariales por decreto como respuesta al recrudecimiento de los conflictos gremiales, entre ellos los de los empleados del Hospital Garrahan”. Casi al mismo tiempo el juez federal Daniel Rafecas ordenaba una inspección al hospital “para constatar si es cierto que el paro de los no profesionales se encuadra en la figura de 'abandono de persona'” (Crónica, 5ª edición, 20/4).
 
Ibarra denunció un paro “salvaje y politizado”, mientras Ginés González García mandaba a la policía de trabajo a recorrer permanentemente el hospital, con la cantinela de comprobar si se cumplían las guardias mínimas. El sábado 16 un fiscal había ordenado la entrada de cien policías y gendarmes al hospital, para ‘comprobar’ si en las terapias había personal suficiente. Los trabajadores no se amilanaron, mantuvieron la permanencia en el hospital y llamaron a la solidaridad de organizaciones populares, hasta que la policía fue retirada.
 
Una lucha que crece
 
Pero, en realidad, el gobierno actúa acorralado. Los médicos del Garrahan se sumaron a la lucha (paro el miércoles 20). Los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires —Ramos Mejía, Alvarez, Gutiérrez- anunciaron paros y se movilizaron con representantes a las asambleas del Garrahan. Los médicos de la Cicop se encuentran en una conciliación transitoria, mientras que los trabajadores tercerizados de los hospitales se suman a la lucha.
 
La burocracia
 
La directiva de ATE ha actuado como quinta columna del gobierno. Vino el viernes 15 a la asamblea general con el planteo de “suspender” las medidas dado que el ministerio proponía una reunión para el lunes. La asamblea rechazó esta maniobra y efectivizó el paro del sábado 16, anunciando un nuevo paro de 72 horas para la semana siguiente. Ante esto, los burócratas respondieron como pordioseros: “Como ustedes ratificaron el paro, no sabemos si la reunión se va a hacer…”.
 
El gobierno pretende conformar una ‘paritaria’, que integrarían la directiva de ATE, y las burocracias de UPCN y Sutecba. Es un intento de que se levanten las medidas de fuerza, se desmovilice a los trabajadores y sea desplazado de las negociaciones el Cuerpo de Delegados que dirige la lucha. Pero las bases de Sutecba y UPCN se han plegado a las Asambleas que impulsa el cuerpo de delegados de ATE y a las medidas de fuerza que se votaron. La Asamblea General rechazó la ‘paritaria’ trucha, como antes había rechazado la ‘conciliación obligatoria’ también trucha. Los trabajadores reclaman también la jornada de seis horas. La firmeza de la posición obrera y la extensión de la lucha han provocado una reunión de gabinete.
 
Por la victoria
 
Es necesaria la convocatoria de una Asamblea Interhospitalaria para profundizar el plan de lucha y la unidad. Ante los acontecimientos, la directiva de ATE convocó a un plenario de delegados para votar —según versiones- un paro de 24 horas para el viernes. Pero lo hizo a regañadientes, y a destiempo, sin abandonar el pantano de las ‘paritarias’ monopolizadas por burócratas.
 
La convocatoria a una Asamblea Interhospitalaria es una necesidad.
 
El PO de la Capital ha lanzado una campaña de agitación sobre los hospitales porteños y sobre toda la ciudadanía impugnando la campaña antiobrera del gobierno, llamando al pueblo a rodear la lucha de los hospitalarios y a formar la Interhospitalaria.
 

Compartir

Comentarios