fbnoscript
17 de enero de 2008 | #1024

La Paritaria de la Fruta

Cortes de ruta en todo el valle de Río Negro

La burocracia "empresaria" de SOEFRNYN (el sindicato de los obreros del empaque) firmó un convenio vergonzoso. Presentado con bombos y platillos como una gran conquista, el acuerdo establece un aumento del 20% al básico (que va de 1.000 a 1.200 pesos). Al "aumento" ya se lo comió la inflación de 2007.

Para alcanzar un salario de bolsillo que equipare el costo de la canasta familiar, los trabajadores deberán recorrer todo el espinel de la flexibilización laboral: presentismo, reducción del ausentismo (presentismo "colectivo"), premios a la productividad (individual y colectiva), sumas no remunerativas, extensión de la jornada laboral, etc.
Cumpliendo todos los ítem, o sea viviendo adentro del galpón, con jornadas de 10 y 12 horas, un embalador de primera puede orillar los 2.500 pesos.

Sólo un 30% de los trabajadores del empaque "gozará" de este convenio; el 70% restante, conchabado en "cooperativas truchas", trabajará a destajo por salarios considerablemente inferiores. Estas "cooperativas" son el gran negocio compartido entre la burocracia sindical (propietaria de la mayoría de ellas) y la patronal.

El apuro de la burocracia por cerrar el nuevo convenio antes de que los galpones comiencen a funcionar es funcional a la patronal de la Cafi, que debe afrontar una negociación más complicada con Uatre (los obreros de la cosecha y las chacras).

Uatre

El abismo existente entre el reclamo de los trabajadores de 100 pesos de bolsillo por día, votado por asambleas seccionales y la oferta patronal (60 pesos en todo concepto) empantanó las negociaciones en el Ministerio de Trabajo (en General Roca).

El martes 8, la burocracia de Uatre anunció que rebajaba su reclamo a 90 pesos diarios "para abrir el diálogo". Esta agachada les fue duramente reprochada por los cientos de obreros que se concentraron el viernes 11 frente a la delegación de Trabajo. Una espontánea asamblea general votó comenzar con los cortes de ruta a partir del lunes 14, mandatando a las asambleas de cada una de las 13 seccionales a discutir su lugar y la modalidad. Esa misma tarde, los rurales de Roca cortaron el cruce de Ruta 22 con Ruta 6 y la ruta chica frente a San Formerio; los de Cervantes cortaron el acceso a esta localidad y los de Huergo y Godoy el paso por Tres Puentes. Los cortes son parciales (cada 30 minutos se abre el paso para la cola de vehículos), excepto para los transportes de fruta, para quienes el corte es total. La medida se mantiene las 24 horas.

El lunes 14, a las 6 de la mañana, cortaba San Patricio del Chañar y a lo largo de la mañana se sumaban las nueve seccionales restantes. Están cortados todos los ingresos y salidas del Valle, y se ha bloqueado la salida de camiones con fruta desde los principales galpones y frigoríficos (que están vaciando sus cámaras de los saldos de la cosecha 2007 para dar cabida a la nueva cosecha).

La directiva burocrática de Uatre no tuvo otro remedio que colocarse a la cabeza de un movimiento que la excedió y que está en ascenso.

Los reclamos centrales de los trabajadores son: 100 pesos de bolsillo por día trabajado, que la paritaria se discuta en Roca (y no en Buenos Aires) y que se realice una nueva paritaria al término de la cosecha.

La lucha de los rurales entra en una etapa de definiciones. La continuidad del conflicto podría darle un punto de apoyo al descontento con el acuerdo ruinoso de SOEFRNYN e incluso alentar medidas en las "cooperativas" truchas, el sector más explotado de los obreros de la fruta.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios