fbnoscript
28 de abril de 2005 | #897

El Ramos Mejía vuelve a parar

Miércoles 26: concentración frente a la Jefatura de Gobierno
El miércoles 20, el Hospital Ramos Mejía volvió a parar en forma autoconvocada y a superar las estructuras burocráticas del Sutecba. El paro fue masivo y activo, con asamblea en el hall de entrada, recorrida del hospital, envío de piquetes solidarios a otros hospitales en lucha, etc.
 
Los franqueros en el fin de semana adhirieron a la lucha —por un salario mínimo de 1.500 pesos-, lo que se manifestó en la pegatina de carteles.
 
La burocracia del Sutecba se mostró esta vez un poco más reactiva, pero para enfrentar el paro obrero. No sólo se dedicó a romper los carteles de adhesión en los pasillos, sino que uno de los ‘delegados’, con mandato ultravencido, trató de romper la Asamblea. Fue rechazado al grito, unánime, de “se va a acabar la burocracia sindical”, “el Ramos unido jamás será vencido”. La burocracia del Sutecba ya firmó un convenio a espaldas de los trabajadores. Se desconoce el verdadero alcance del nuevo reencasillamiento que se empezaría a cobrar recién el primero de junio.
 
Toda la Asamblea se movilizó al Departamento de Enfermería para enfrentar las presiones de la Jefatura que trataba de amedrentar a los compañeros en huelga. Delegaciones solidarias de Lafsa, del Mariano Acosta, el PO zonal, nos hicimos presentes en la Asamblea de los huelguistas.
 
El paro del Ramos Mejía se combinó con la lucha de los trabajadores del Garrahan. Entre miércoles y jueves hubo paros y medidas de lucha autoconvocadas en el hospital Alvarez, de Niños, Durand, Vélez Sarsfield, lo cual fortaleció a los huelguistas. La Asamblea votó volver a parar el miércoles 26, y marchar a las 14 horas a la Jefatura de Gobierno.
 
La formación de una Interhospitalaria para unificar la lucha salarial y por el aumento del presupuesto para salud está planteada.
 

Compartir

Comentarios