27/10/1999 | 647

Al paro contra De la Rúa y sus agentes gremiales

Cuando los docentes primarios de Capital se enteraron de que el proyecto de ley del empleo público de De la Rúa suprimía el Estatuto del Docente, votaron en un plenario, por unanimidad, un paro de 24 horas, con concentración, el rechazo del anteproyecto y su retiro de la Legislatura, la defensa incondicional del Estatuto y ninguna negociación al respecto; también se planteó unificar el conflicto con otros trabajadores municipales.


La votación sobre si parar antes o después de las elecciones se dividió: 75 votos a 100, respectivamente. El paro quedó fijado para el jueves 28.


Posteriormente, en asambleas de distritos que congregaron entre 400 y 500 maestras, se ratificó lo votado en el plenario y se elevaron mandatos muy combativos. La burocracia del gremio, Unión de Trabajadores de la Educación, en cambio, insistía, contra lo resuelto en el plenario, en una ‘reforma’ del proyecto en sus artículos 1º (ámbito de aplicación) y 60º (eliminación de los estatutos). El Partido Obrero distribuyó una declaración, «De la Rúa negrero».


Un segundo plenario abierto con 300 compañeros había comenzado a debatir que el plan de lucha debía continuar con un paro de 48 hs., cuando el secretario del gremio apareció con una nota del secretario de educación del gobierno porteño «aclaratoria (¿?) del articulado del proyecto». Allí se dice que los regímenes especiales seguirán vigentes hasta que sean modificados con participación de los involucrados y que la ley se aplicará en las cuestiones no reguladas específicamente en ellos. Y que los estatutos especiales mantendrán su vigencia hasta que se discutan convenios que los modifiquen. Tras cartón, el directivo anunció un plebiscito para decidir, por sí o no, la aceptación de estas modificaciones.


Después de «40 minutos de puteadas» de los presentes contra la burda maniobra para hacer pasar la ley, los dirigentes dieron por levantado el plenario, dejaron convocado otro y salieron «contra la pared», acosados por los docentes.


En la calle, una masa de asambleístas quería seguirla y reunieron más de 150 firmas por la destitución de la directiva del gremio.


El lunes 25, a 12 horas del triunfo de De la Rúa, los docentes tomaban conocimiento, al comunicarse con el gremio, de que el nuevo plenario no existía y que el paro estaba levantado.


La indignación es general. En los distritos se están organizando reuniones autoconvocadas, ha trascendido que otros gremios docentes, Ademys, posiblemente Camyp y otros más, mantendrían el paro del jueves. Los «autoconvocados» están resolviendo boicot al plebiscito trucho y garantizar el paro de 24 hs.


Maestras de Capital, vanguardia de la lucha contra el negrero De la Rúa.

También te puede interesar:

Kicillof excluyó a Campana del decreto presidencial y el municipio está al borde del colapso sanitario.
Mariana reingresó  a la escuela. Una primera victoria en una lucha que continúa.
No había recibido aún la primer dosis de la vacuna.
Entre fallo y fallo lo que se juega es la salud y la vida.
Desde Ademys y UTE-Ctera convocan a un paro de la docencia porteña contra esta medida.
Qué dicen The Lancet y las estadísticas publicadas.