03/05/2021

Alicia Kirchner intenta una reforma laboral contra enfermería

Acampe y huelga de hambre.

Los trabajadores de salud en la provincia de Santa Cruz han estado llevando hace dos meses acciones de lucha en distintas localidades por las condiciones de trabajo y salariales. Los que eran esenciales y la primera línea frente a la pandemia han pasado a ser ninguneados por el gobierno provincial y los sindicatos de salud afines.

La lucha inició con importantes caravanas, se instaló una ocupación pacífica en el Ministerio de Salud, se sostuvo la medida en el departamento de enfermería del Hospital Regional Río Gallegos (HRRG) y finalmente se instaló un acampe de enfermeros y enfermeras, frente a Casa de Gobierno, reclamando que no se modifique la jornada laboral de fines de semanas y feriados -como quiere imponer el gobierno-, la falta de insumos de protección y la falta de personal para poder cubrir la demanda de una terapia intensiva colapsada.

La paritaria sectorial de salud fue un triunfo de los trabajadores, que visibilizaron la situación en la que se encontraban trabajando y los abusos de las autoridades. Sin embargo, esa lucha no logró representación sindical. Por ser autoconvocada, las burocracias sindicales quisieron deslegitimarlos.

A pesar de que los sindicatos de salud no hicieron asambleas de base para consultar a los trabajadores que discutir respecto a su convenio colectivo la lucha continua y la comunidad en general los apoya.

El acto del 1° de Mayo se realizó en conjunto con el Frente de Izquierda Unidad. Participó la conducción gremial de Adosac (docentes) y vecinos que acompañan la lucha. En el discurso de los enfermeros y enfermeras, el referente Manuel Piris anunció que iniciaría una huelga de hambre ante la falta de respuesta del gobierno provincial, que persiste en sostener las puertas cerradas a los trabajadores que han presentado, en varias oportunidades, notas y petitorios por la situación que les toca vivir en el hospital.

La comunidad de Río Gallegos está conmovida por la lucha de los trabajadores de salud. En las redes sociales hacen llegar su solidaridad y su apoyo con la presencia en el acampe. Estamos en un punto límite.

Responsabilizamos al gobierno provincial y al ministro de Salud, Claudio García, por la salud de estos trabajadores y por lo que pueda sucederles. Los enfermeros y enfermeras no han dejado de trabajar ni un día, cumplen con sus guardias laborales y con su lucha que es sostener el acampe.

Exigimos al gobierno provincial de Alicia Kirchner que reciba a los trabajadores autoconvocados de salud, basta de persecución a la primera línea. Por el cumplimiento de todas las reivindicaciones de salud. Por el pase a planta permanente de todos los precarizados. Vacunas para todos. Basta de persecución. Que se respete el régimen laboral.