23/10/2020

Anró está alejado de la realidad de los no docentes y postrado ante el gobierno

Respuesta de la Agrupación Bordó al secretario general de Apuba.
Por Juan Diez Delegado General APUBA Sociales / Agrupación Bordó

Foto de archivo

En una entrevista realizada el viernes pasado a través de Instagram live, el secretario general del sindicato no docente APUBA, Jorge Anró, nos acusa a la Agrupación Bordó de estar «fuera de la realidad» por reclamar un salario inicial igual a la canasta familiar y la triplicación del presupuesto universitario y «hacerlo votar en una asamblea virtual». «Yo también quiero eso (…) pero me parece que están fuera de la realidad, que en este contexto no da» dice encerrado en su casa el burócrata que representa a 14 mil trabajadorxs en toda la UBA, que en octubre firmó un 7% de ‘aumento’ para este año 2020, cuando la inflación se prevé en un 40%, siguiendo la pauta salarial de las y los estatales cerrada por Andrés Rodríguez de UPCN. En esa misma entrevista, reconoce que ¡lo sorprendió! porque pensaba que no iba a haber aumento y le agradece por las gestiones al ministro de Educación Nicolás Trotta.

Es decir, ¡él como secretario general y la Directiva de APUBA no reclamaron nada, si bien reconoce en la entrevista que los años del macrismo perdimos frente a la inflación y actualmente el salario no le alcanza a mucho compañeras y compañeros! No somos quienes formamos parte de la Agrupación Bordó, sino Anró el que está alejado de la realidad no docente y postrado frente al gobierno y al ajuste en curso.

Es enorme el lastre que representa la burocracia sindical para las y los trabajadores y el seguidismo a los gobiernos por parte de quienes deberían luchar por nuestro salario y reivindicaciones. Las y los no docentes, al igual que las y los docentes universitarixs, no cobramos los bonos que pagaron a finales del gobierno de Macri y a principios del gobierno de los Fernández a las trabajadoras y trabajadores estatales con la excusa de tener firmada una paritaria de revisión salarial que, a principio de marzo antes de la cuarentena cuando debíamos cobrarla, la burocracia permitió que el gobierno la desconociera y la pagara en cuotas hasta julio. El intento por sumar ese monto correspondiente a la revisión de la paritaria 2019 al 7% actual no puede disimular la capitulación. Más cuando esa paritaria incluye a casi 5 mil no docentes asistenciales de los hospitales universitarios que vienen realizando una enorme tarea poniéndole el cuerpo desde hace 7 meses a la emergencia sanitaria por la pandemia, sin ningún tipo de reconocimiento más que un bono de 5 mil pesos, que ni siquiera ahora el gobierno lo sigue pagando y la burocracia tampoco lo reclama. Anró, proyectando su propia situación e invisibilizando la acuciante situación de estas compañeras y compañeros, no se cansa de repetir falsamente en la entrevista que la mayoría de las y los no docentes están en sus casas cobrando su sueldo para tratar de bajarle el precio a la entrega del salario.

En cambio, en Sociales, donde la Agrupación Bordó dirige la Comisión Interna hace más de 10 años sobre la base de asambleas ¡incluso virtuales! donde votamos el pasado 23 de septiembre un aumento salarial acorde a la inflación, el incremento y la incorporación al básico de una suma no remunerativa que el sindicato negocia con el Rectorado de la UBA que está congelada desde hace 18 meses, la cobertura de los gastos de equipamiento y conectividad por el trabajo remoto que las y los trabajadores estamos afrontando de nuestros propios bolsillos y la triplicación del presupuesto universitario recontra ajustado que se viene prorrogando desde fines de 2018 con más de un 80% de inflación desde entonces.

Además, este año en plena cuarentena hemos conseguido importantes conquistas. Arrancamos un aumento para las compañeras y compañeros contratadxs pese a que los funcionarios pejotistas/kirchneristas de la Facultad pretendían descargar el ajuste del presupuesto universitario sobre trabajadorxs precarizadxs que tenían que «conformarse con que en este contexto les renovaran el contrato», tal como le dijo un funcionario progre ex PC a un grupo de contratadxs. A través de reuniones con las compañeras y compañeros, la firma de un petitorio denunciando la situación y nuestra intervención como Comisión Interna en el comité de crisis, conseguimos finalmente el aumento. También logramos el pase a planta de dos compañeras contratadas y estamos por conseguir otro más a partir de noviembre, en medio de despidos, suspensiones y un ataque feroz contra las condiciones laborales en todo el país y en el mundo. Asimismo, presentamos un protocolo, discutido entre las compañeras y compañeros, de trabajo remoto y presencial durante la pandemia de Covid 19 para resguardar nuestra salud, derechos y condiciones laborales. Y, actualmente estamos por conseguir la continuidad del cobro en este contexto de ajuste y crisis de un bono de fin de año que conquistamos en 2008 con más de 15 días de medidas de fuerza, igual al que conquistó este año el sindicato nacional del neumático SUTNA, en la facultad que menos recursos propios genera en toda la UBA y menos aún en el contexto de la pandemia.

La “realidad” de Sociales muestra que a través de la construcción clasista y antiburocrática que impulsamos desde la Agrupación Bordó No Docente de la UBA no nos resignamos ante el contexto, luchamos de forma independiente de los gobiernos y las gestiones universitarias por nuestros derechos y conseguimos conquistas para el conjunto de las y los trabajadores, incluso en el marco de la crisis actual. Ese es el mejor homenaje que hacemos a diario a nuestro compañero Mariano Ferreyra a 10 años de su asesinato por una patota de la Unión Ferroviaria de Pedraza. ¡Mariano Ferreyra, presente! ¡Fuera la burocracia de los sindicatos!

En esta nota

También te puede interesar: