15/01/2015 | 1347

Asambleas, paro y reincorporación


El 29 de diciembre, un trabajador de Acindar fue convocado en servicio médico para recibir el alta después de su recuperación por una lesión en la rodilla. Tras el alta, le hicieron saber que la empresa prescindiría de sus servicios y le realizaron una oferta de retiro. El compañero -11 años de antigüedad- rechazó el despido y llamó a sus delegados. 


 


En  reunión de los delegados con la gerencia, la patronal ratificó que se trataba de un despido sin causa. Luego de un plazo de espera, la empresa mantuvo su posición y la comisión interna convocó a los delegados que estaban en turno para informarles y organizar asambleas, resolviendo la paralización inmediata de todos los sectores y una asamblea general el 30 de diciembre, a las 14 horas.


 


Ese día 30 surgió la opción de que el compañero sea reincorporado y que, durante sus vacaciones, se defina su continuidad laboral. Esta opción fue aceptada por la mayoría de los delegados dado que para esa fecha la planta estaría al 100% de la producción. La comisión directiva maniobró dilatando la reunión para que la asamblea general no se realice.


 


El paro de 24 horas dejó a la empresa un mensaje en defensa de la estabilidad laboral. Durante el paro, los gerentes, jefes y supervisores apretaban a los compañeros para romper la huelga y también se sumaron rumores para dividir a la base. Estas artimañas no funcionaron. Todos los compañeros demostraron unidad ante el ataque.


 


Fue una primera batalla, durante 2015 habrá más.


 

En esta nota

También te puede interesar:

Denuncian el incumplimiento de los protocolos de Covid-19.
Con paro y piquete los trabajadores de la municipalidad de Guaymallén han iniciado un plan de lucha por sus salarios.
Reclaman que no les sea aplicado el tributo. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 15 días.