29/04/1999 | 624

Asambleas y movilizaciones por el techo

El Banco Hipotecario Nacional S.A. ha comenzado a enviar intimidaciones de desalojo a los vecinos del Barrio Nuestra Señora de La Paz, argumentando el retraso en el pago en las cuotas del préstamo hipotecario con el cual adquirieron las casas.


Esta situación no es nueva. Desde hace años se reitera, canalizando el reclamo los vecinos a través de su organización vecinal, esto es, por un canal ‘institucional’, sin haber conseguido hasta el momento ninguna respuesta favorable; lo cual llevó a la misma a un cuadro de desmoralización e inmovilismo.


En este cuadro, un grupo de «vecinos autoconvocados» se organizó y emprendió un camino de asambleas permanentes y movilizaciones. Estas fueron creciendo en importancia y planteamientos políticos, partiendo de la reivindicación original de la «Junta Vecinal» del barrio, que exigía una rebaja en la cuota mensual y ningún desalojo. Se emprendieron las primeras movilizaciones al Concejo Deliberante de Marcos Paz, donde participaron un grupo de unos 50 vecinos. Una Comisión elegida por la Asamblea recorrió distintos organismos gubernamentales y concurrió al propio Banco, poniendo en evidencia la estafa a que fueron sometidos, con la complicidad de la Municipalidad de Marcos Paz. Las casas entregadas nunca fueron terminadas; las escrituras por las viviendas no debían ser pagadas, por ser adjudicadas en planes de fomento para familias de bajos recursos; los impuestos municipales y provinciales no debían ser cobrados antes de las escrituras; y las cuotas mensuales incluyen la cancelación de un préstamo otorgado a la municipalidad, para la realización del asfalto y la parquización que jamás se concretaron.


Los informes más auspiciosos del gobierno señalan que el barrio tiene un índice de desocupación del 70%. Las 830 familias que lo habitan, en su mayoría viven hacinadas en una habitación (la cocina, que es lo único que entregó terminado el Banco). Para el Banco el valor de las unidades para el banco supera los 14.000 dólares. En algunas casas se han realizado mejoras, las cuales hoy corren el riesgo de ser «expropiadas» para que el Banco las recoloque a un cliente ‘mejor’.


Los vecinos organizados en asambleas que superan ya los 300 asistentes han votado un plan de lucha: ningún desalojo; rodear las casas ante el primer intento de expropiación; investigación de la estafa, para poder querellar al banco; exigir la condonación total de la deuda; y una movilización el próximo jueves 29 de abril para exigir una ordenanza al Concejo Deliberante, que respalde el planteo de los vecinos.

También te puede interesar:

Los montos irían de $100 mil a $240 mil a mujeres que viven en villas miseria.
Enfrentemos la persecución del municipio a las y los luchadores.
El Estado provincial reclama tierras fiscales que mantiene abandonadas desde hace años.
Crédito hipotecario vedado para la población más vulnerable, encarecimiento de la construcción y falta de acceso a la tierra.
Recrudecen las recuperaciones de tierra y el gobierno oscila entre la represión y las promesas incumplidas.
Luego del desalojo ilegal, las familias de la Ribera desarrollan el corte exigiendo que la Gendarmería se retire inmediatamente del barrio.