19/10/2020

Asesinato laboral y paro en petroquímica Sealed Air de Quilmes

Leonardo Dellagiovana murió al caer diez metros cuando realizaba sus labores. Estaba en negro, mientras la empresa viene produciendo a toda capacidad. El gobierno y la empresa son responsables.

El miércoles 14 se produjo la muerte de un trabajador en la planta de Quilmes (Buenos Aires) de Cryovac, que se dedica a la fabricación de envases flexibles y pertenece a la multinacional química Sealed Air.

El operario, Leonardo Dellagiovana, realizaba tareas de mantenimiento en la parte externa del techo en uno de los depósitos de materia prima, cuando -por motivos desconocidos hasta el momento- cae desde unos diez metros de altura sobre unas tarimas. Inmediatamente fue asistido por el personal de brigada de fábrica y de enfermería; hasta que -40 minutos después- llegó la ambulancia que lo trasladó al hospital, donde lamentablemente falleció.

La indignación entre los obreros de fábrica y los que pertenecen a la contratista CT Servicios, para la cual prestaba servicios el trabajador fallecido, les lleva a convocar un cese de actividades por 24 horas ante el lamentable y fatal suceso.

Inmediatamente trasciende que el trabajador fallecido no contaba con los aportes sociales, o sea, que estaba contratado totalmente en negro. Eso llevó a extender la medida por 24 horas más, con compromiso de la empresa solidariamente responsable, así como de su contratada, de regularizar la situación de los demás trabajadores.

Cabe recordar que años atrás ya se había producido la muerte de otro obrero de una “contratista” de Sealed Air, en similares circunstancias. Mientras la multinacional ha incrementado su producción a lo largo de los diferentes gobiernos, sus trabajadores sufrieron la quita de derechos adquiridos en el sueldo y en condiciones de trabajo. La falta de una necesaria inversión en temas de seguridad e higiene tiene por consecuencias hechos perjudiciales para los trabajadores; en la salud obrera es en donde más ahorran costos las patronales.

La crisis no afectó, sino todo lo contrario, a la empresa, que en estos meses de pandemia mantiene las líneas de producción en su máxima capacidad operativa. Sus trabajadores vienen reclamando que ante los diversos contagios de Covid-19 de licencia son obligados a cubrir en jornadas extensas para que las líneas no paren; hace siete meses que realizan jornadas de 12 hs, ante la negativa de la empresa de contratar personal para cubrir esos puestos.

El gobierno es responsable de este siniestro y de este cuadro de precarización. El Estado no solo no controla nada, sino que es él mismo el mayor empleador en negro. Con un 35% de los trabajadores en la informalidad y más de un millón de suspendidos y despedidos en el transcurso de la cuarentena, a pesar del decreto que los prohíbe, queda demostrado que el rol del Ministerio de Trabajo es dar luz verde a las empresas para precarizar y hacer lo que quieran.

Es imprescindible desarrollar una agrupación de lucha dentro del gremio petroquímico, así como exigir al sindicato la conformación de comités de seguridad e higiene en todos los lugares de trabajo, donde los trabajadores tengan el poder de paralizar la producción ante situaciones en que no estén garantizados los protocolos de bioseguridad y de procedimientos operativos.

Reclamemos el pase a planta permanente de los puestos tercerizados, bajo convenio petroquímico.

Sealed Air y el gobierno son responsables de la muerte de Leonardo Dellagiovana.

También te puede interesar:

El agua hizo estragos en las casas y los barrios pobres de  CABA y el Conurbano Bonaerense.
El Consejo Superior rechazó la venta de tierras de la universidad.
El proyecto ya tiene dictamen favorable en la Comisión de Minería e Industria de la Legislatura bonaerense.
En reclamo de $150 mil de básico y un bono de $50 mil.