20/03/1997 | 531

Aurora: La verdad sobre la solución ‘cooperativa’

Hace ya tres meses que la UOM anunció la formación de “cooperativas de producción” para continuar operando las plantas de Aurora en Tierra del Fuego y Buenos Aires. En nombre de esta salida, la UOM renunció a toda exigencia a la patronal y al Estado por la continuidad de los puestos de trabajo (más de 1.500 en todo el país).


¿En qué punto se encuentra, al día de hoy, la solución ‘cooperativa’?


— En Ushuaia, de los 750 trabajadores de Aurora sólo permanecieron en la cooperativa unos 430. El resto decidió dejar la fábrica e iniciar juicio por el despido: es que para ingresar en la ‘cooperativa’ había que aportar las indemnizaciones, que constituyeron el “capital de trabajo” de la sociedad obrera. Por otra parte, “el compromiso incluyó la rebaja de salarios de todos los trabajadores” (Clarín, 2/3); en los casos de los más calificados alcanzó al 50% de los haberes. Ante esa perspectiva, no fueron pocos los que buscaron trabajo en otras plantas. Aun con esta confiscación de salarios e indemnizaciones, la cooperativa fueguina sólo está operando parcialmente: apenas 200 compañeros están trabajando efectivamente (sólo se están produciendo televisores). El resto espera que lleguen más insumos. Para comprarlos —y aun para pagar las primeras quincenas— habrá que vender lo producido.


— En Avellaneda, ni siquiera existen indicios de volver a trabajar. La Comisión Interna ha convocado y postergado ya varias asambleas, donde debían informar sobre la puesta en marcha de la ‘autogestión’.


Cooperativa y ‘flexibilidad laboral’


Estas ‘cooperativas’ no cuentan en su haber con ningún activo de la empresa Aurora (esto, a pesar de la cuantiosa deuda que ésta mantiene con el personal). La empresa sólo entrega a la ‘cooperativa’ sus instalaciones en “comodato” (préstamo) por dos años, pero ésta debe pagarle a la empresa un “canon” por cada electrodoméstico que se produzca. En verdad, la empresa no ha hecho sino ‘tercerizar’ por completo a su personal, ello con acuerdo completo de la UOM. En una de las principales concentraciones metalúrgicas del país, el gremio de Lorenzo Miguel ha vestido de ‘cooperativa’ al arrasamiento de categorías y condiciones de trabajo.


Semejante entregada fue hecha en nombre de “que sigamos trabajando”. Pero en verdad, apenas el 15% de los obreros de Aurora ha vuelto a trabajar. Para el resto, ni siquiera existe la solución ‘cooperativa’. Es necesario impulsar la autoconvocatoria de los compañeros de Avellaneda: hace tres meses, la UOM y el gobierno de Duhalde prometieron a los trabajadores que Aurora volvería a funcionar. Que asuman su responsabilidad: por la inmediata reapertura de las plantas, respetando el salario y las categorías. Por el pago de los salarios caídos. Garantía laboral para todos los trabajadores.