19/11/2015 | 1390

Azul: defendamos los puestos de trabajo en Cerámica San Lorenzo


En la mañana del miércoles 11 de noviembre comenzó a circular el rumor de que Cerámica San Lorenzo cerraría dos plantas, para dedicarse sólo a la producción de porcelanato. Esa medida dejaría 150 compañeros sin trabajo, sobre un total de 400. La empresa presentó un procedimiento preventivo de crisis en el Ministerio de Trabajo. El sindicato llamó a asambleas por turno, dividiendo a los trabajadores para no tener una respuesta masiva. Las asambleas, además, fueron sólo informativas.


 


El secretario general de Ceramistas declaró a los medios que la decisión fue “una sorpresa”, que es “irreversible”, y la asocia con cambios en el directorio de la empresa. Sin embargo, esta patronal viene despidiendo a cuentagotas desde hace tiempo y hace poco produjo suspensiones masivas. La empresa argumenta la necesidad de achicar gastos para afrontar el déficit que le produciría la menor actividad de la construcción y el mercado inmobiliario.


 


El jueves 12 el sindicato salió a anunciar una marcha para el martes siguiente. El secretario general se empeñó en aclarar que sería “una movilización pacífica y dentro del marc o de la legalidad”. Todo indica que trabaja concientemente para evitar cualquier confrontación, evitando una acción obrera directa como sería la toma de la planta. Los antecedentes no lo favorecen: dejó pasar sin respuesta cada uno de los despidos y las suspensiones. Al declarar que la situación “es irreversible”, empuja a la firma del retiro voluntario que abrió la empresa. La peor parte se la llevarían los tercerizados, que no son pocos. Ellos, simplemente, irían a la calle.


 


La noticia tuvo un gran impacto en la ciudad. Sin embargo, los partidos patronales, el Poder Ejecutivo y el Concejo Deliberante no se han pronunciado. Ni el FpV de Scioli ni el PRO de Macri actúan para defender los puestos de trabajo porque están del mismo lado del mostrador, el de la patronal.


El Partido Obrero llama a movilizarse en defensa de una de las fuentes de trabajo históricas de Azul, que se han ido perdiendo una tras otra por la deserción de los capitalistas y la complicidad del Estado y los partidos patronales. Todas las organizaciones populares (centros, sindicatos, CTA) deben sumarse a esta lucha.


 


Que se abran los libros de la empresa al control de los trabajadores. Ni un despido. Que la crisis la paguen las patronales que se beneficiaron con la “década ganada”. Hagamos de la defensa de Cerámica San Lorenzo una causa popular.

También te puede interesar:

Reclaman un “corredor sanitario” que los exima de responsabilidad y les permita avanzar en el desmantelamiento de los protocolos.
Varios trabajadores han sido despedidos en las bodegas más grandes de Mendoza como represalia por su actividad sindical.
La firma entró en concurso de acreedores y adeuda sueldos a 1.800 trabajadores.
Trabajadores autoconvocados denuncian la suspensión de cobertura médica por falta de pago de la patronal.