22/06/2021

Basta de persecución y aprietes en el Hospital Materno de Mar del Plata

Fuera Casarsa del Materno.

Trascendió en estos días, a partir de las denuncias de trabajadorxs autoconvocadxs del Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil de Mar del Plata (Hiemi), por las redes, denuncias graves de persecución, acoso y hostigamiento a quienes intentan organizarse en el hospital. El modus operandi, absolutamente impune, es a través de la policía que se encuentra en el establecimiento. Lxs uniformadxs intervienen y se meten en las asambleas o reuniones que lxs trabajadorxs realizan para discutir su situación laboral, diciendo que no pueden realizar estas reuniones. Estos amedrentamientos y persecuciones, tienen una continuidad de forma individual luego con cada trabajador: cambios de turno y de sector de forma totalmente arbitraria.

Quien se encuentra detrás de estos acosos y atropellos es el director camporista Hugo Casarsa. El mismo que viene realizando un ajuste en el hospital, sin temblarle el pulso a la hora de poner en riesgo pacientes y familiares y desoyendo los reclamos de lxs trabajadorxs. Por otro lado, es sabido que en el Hiemi hubo un ingreso del aparato de La Cámpora en distintos sectores, no para trabajar sino para actuar de buchones y delatores de aquellos que intentan defender la salud pública y las reivindicaciones de lxs trabajadorxs. Esto contrasta con la necesidad de nombramiento de personal que tanto se necesita.

Kicillof y Montenegro ajustan al servicio del FMI

Hace semanas, venimos denunciando el vaciamiento sanitario en la ciudad, que lejos de frenar se profundiza con la desintegración de la unidad de oncología del Hiemi, sobresaturando la sala de quemados y perjudicando a pacientes y familias sin contemplaciones. Como no prepararon un modular para internación para pacientes Covid, se utilizaron estas salas derivando a sus pacientes a la Capital Federal, una política de sábanas cortas. La política del joven Kicillof y Montenegro lejos de solucionar la crisis sanitaria la profundiza: superexplotando a los trabajadores de la salud con sueldos de miseria, sin nombramientos, trabajo a destajo, falta de insumos y cierre de clínicas y salas.

Los aprietes y el hostigamiento del director Casarsa se encuentran al servicio de esta política ajustadora y de vaciamiento. Esto se encuentra en sintonía con la represión de la semana pasa a trabajadores de la salud del Amba. No se puede permitir más esto.

Es hora de salir a las calles nuevamente. Fuera Casarsa

Pasaron ya tres meses del anunciado bono de miseria para lxs trabajadorxs de la salud que todavía no se pagó. Se anunció un supuesto pago para el 26 del presente mes. A la luz de la creciente inflación, el bono de $6.500 es irrisorio y ofensivo. No podía ser de otra forma, hay un ajuste en regla en toda la provincia y la ciudad de Mar del Plata. El acuerdo con el FMI exige un déficit cero que tiene como objetivo nuestros salarios, el presupuesto y tarifazos.

Por otro lado, se puso en marcha un nuevo tarifazo en el transporte, razón por la cual lxs trabajadorxs vienen impulsando un petitorio por el boleto gratuito. Las patronales de las clínicas privadas amenazan con no pagar la miserable paritaria. Los gremios dirigidos por el kirchnerismo y el PJ no convocaron a ningún plan de lucha para enfrentar esta situación y ponerle un freno al ajuste.

Por todas estas razones convocamos a la lucha por la reapertura de las paritarias en función del aumento de la canasta familiar (hoy en $95.000); pago inmediato del bono prometido; boleto gratuito para todo el personal de salud y terminar con la persecución sindical de las direcciones hospitalarias a quienes se organizan, que renuncie Casarsa de inmediato. Es clave la solidaridad de la población y sumarse al reclamo de la apertura de la unidad de oncología del Materno.

Esta a la orden del día preparar una próxima acción callejera junto a todxs lxs que salimos a enfrentar el ajuste.

También te puede interesar:

Llamó a sus militantes a tragarse el sapo. Escribe Daniel Rapanelli.
Con una importante movilización y posterior acampe, el paro se hizo sentir con un acatamiento de casi el 100%.
El dedo de Cristina en el armado electoral del Frente de Todos.   
Otro recule del gobierno ante el lucro de la salud.