08/07/1999 | 634

«Cercenan el derecho de huelga»

PO: ¿Cómo viven ustedes desde aquí esta profunda huelga?


Julio Fuentes: Nosotros estamos cumpliendo un mandato de asambleas. Sabemos que la fuerza está en la calle, en las actividades de los compañeros todos los días y en los casi 20.000 trabajadores que están de paro. Allí está la fuerza. Tenemos el convencimiento de que esta huelga no va a ser derrotada.


PO: El hospital es uno de los baluartes, ¿qué evaluación hacen como integrantes de la Junta Interna?


Rubén Sosa: Logramos hacer un buen trabajo para llegar a esto, a partir de las bases. Cuando se viene con mandato de bases se reafirma que los paros pueden ser contundentes. En nuestro hospital tuvo un alto acatamiento, se han cerrado muchos servicios y estamos a la espera de una solución.


Juan Larrat: Quiero rescatar la dignidad del trabajador. Los compañeros se juegan más allá del descuento de días, están luchando por su dignidad, bancando el frío y la lluvia y cumpliendo todas las medidas. Coincido que lo nuestro acá, en la sala del Frepaso, es meramente simbólico, representamos la fuerza de los compañeros afuera.


PO: ¿Cómo ves esta lucha desde Cutral Co?


Stella M. Romero: Nosotros tenemos un mandato de llevarnos la recuperación de la zona y, a pesar de que no nos atiendan en la Legislatura, vamos a conseguirlo. Ese es nuestro mandato.


PO: Finalmente, los docentes a través de asambleas masivas han decidido sumarse a este plan de lucha. ¿Que opinás como dirigente docente?


Norma Ruiz: Yo creo que éste es el momento oportuno de unificar las luchas. Nosotros tenemos otros reclamos como contra la Ley Federal, pero el reclamo salarial nunca lo abandonamos. Lo que hay que rescatar es que esta lucha es de las bases, lo acaba de ratificar la asamblea histórica de Neuquén Capital, donde por amplísima mayoría se decidió confirmar primero el paro de 48 horas y luego prolongar la medida y esperemos que esta tarde voten la continuidad.


Pedimos a los políticos de turno que se pongan a la altura de las circunstancias.


PO: El gobierno ha decretado una supuesta ‘conciliación’. ¿Qué respuesta le da el gremio?


Julio Fuentes: En este conflicto, la ‘conciliación obligatoria’ no tiene aplicación. Nosotros tendríamos que suspender la medida de fuerza, pero la otra parte no se compromete a restituir el 20%.


Es un absurdo. Convoca al Poder Legislativo, que no va a ir a una conciliación. Convoca al Ejecutivo, que en Neuquén no tiene facultades de fijar la política salarial. Cuando bajó la zona lo hizo por decreto, lo que ya ha sido considerado inconstitucional.


Más que una conciliación estamos ante un intento de cercenar el derecho de huelga. Vamos a contestar con algunas medidas jurídicas, pero no vamos a abandonar la medida de fuerza.


PO: ¿Qué opinión les merece la actitud de los distintos bloques de no sesionar y, por el otro, la actitud del vicegobernador de disolver la Legislatura en una actitud tipo Fujimori?


Julio Fuentes: Acá el problema ya no es el paro estatal; acá el problema es el paro de los poderes Legislativo y Ejecutivo de Neuquén.


La Legislatura no existe. El Ejecutivo tampoco. La provincia está parada. Este desgobierno tendrían que asumirlo los diputados. Tienen que entender que el pueblo les da una serie de garantías para representarnos. Ellos podrían abrir la Cámara, retirar la policía, solucionar los problemas. Pero tienen una actitud de sumisión a las medidas administrativas del vicegobernador.


PO: Las perspectivas son entonces que la huelga continúa, más allá de esta falsa conciliación.


Julio Fuentes: Sí, la lucha continúa. La única salida que tiene este conflicto es solucionarlo.

En esta nota

También te puede interesar:

La burocracia de ATE y ATEN dejan pasar los despidos. ¡Reincorporación ya!
Sin segundas dosis, deben volver hasta quienes tienen comorbilidades.
El Sutna, los vitivinícolas y los estatales de Neuquén marcan el camino para defender el salario.
Continúa la lucha contra los descuentos y sumarios. Poner en pie juntas internas en los hospitales, el gran desafío.
Continúan los piquetes. Empujemos por una huelga general para ganar.