10/06/2020

Chaco: las y los municipales de Margarita Belén reclaman el pase a planta y el pago de salarios adeudados

Unos treinta trabajadores de la Municipalidad de Margarita Belén, muchos con varios años de antigüedad, denuncian que desde el mes de enero el intendente Javier Martínez les impide desarrollar sus tareas, frenó el pase a planta de los trabajadores con un recurso de amparo y a través de la persecución política por vincularlos con la conducción saliente.


Estas treinta familias llevan más de cinco meses sin percibir sus salarios. Las y los trabajadores se encuentran en una situación desesperante. Muchos son miembros de pueblos originarios, hay madres solteras (incluso con hijos prematuros o con discapacidad), hay jefes de familia que en medio de la pandemia no encuentran una alternativa.


El intendente Martínez, que asumió anunciando que iba a recortar el gasto público, copió la medida cautelar que realizó el gobernador Jorge Capitanich para frenar los pases a planta en el Estado provincial, la que luego fue revocada por la Cámara de Apelaciones de Resistencia con duros cuestionamientos al juez Flores.


Mientras el intendente ajusta con la excusa de que no hay presupuesto, ni bien asumió aumentó su sueldo y el de todo su gabinete, llevó a cabo contrataciones y una serie de gastos de reformas en el edificio municipal para beneficiar a las contratistas. Inclusive está violando la medida cautelar que aplicaron, ya que esta prohíbe todas las erogaciones del municipio hasta que se revisen las cuentas, lo que podría generar juicios millonarios para el municipio.


“La crisis de la pandemia y la situación económica que atraviesa nuestro país nos complica aún más, ya que se hace difícil encontrar fuentes de trabajo”, explican trabajadores municipales dados de baja, que actualmente se organizan solidariamente para asistir a merenderos y comedores ayudando a los más afectados por la crítica situación actual. Y comentan que esta situación “es aprovechada maliciosamente por el intendente Martínez, que juega con la desesperación de los compañeros buscando que renuncien al pase a planta, extorsionándonos a cambio de un contrato”.


Los trabajadores exigen que se revoque la medida cautelar y que se reconozcan los derechos contraídos con las resoluciones municipales 489 y 493 de octubre del año 2019, que decretan el pase a planta. Denuncian las maniobras por parte de la Justicia que benefició al intendente Javier Martínez con una cautelar en menos de tres días, cuando llevan seis meses las denuncias de los trabajadores sin que el juez Flores eleve las apelaciones a la Cámara para que revisen el fallo, perjudicando la subsistencia de estas treinta familias.


Desde el Partido Obrero llamamos a apoyar el reclamo de las y los trabajadores municipales de Margarita Belén, exigimos el pase a planta y que se paguen los salarios adeudados y el cese de la persecución política.