04/05/2021

Chubut: el gobierno de Arcioni sigue robando a los jubilados

Los Jubilados en Lucha de Chubut, movimiento que se organizó en el 2019 ante el atraso en el pago por parte del gobierno de Mariano Arcioni y que forma parte de la Autoconvocatoria Nacional de Organizaciones de Jubilados, continúa con sus reclamos a esta altura del 2021.

Arcioni (PJ, sucesor de Das Neves, del que fue vicegobernador) le roba a los jubilados de una provincia basada en los negocios del petróleo y de la minería, así como en el de la pesca; utiliza los fondos jubilatorios, que son aportados sistemáticamente por los trabajadores activos para pagar a los acreedores internacionales (cuyos fondos de endeudamiento enriquecieron a todas las industrias y capitalistas locales) y en el subsidio a la explotación y exploración petrolera y minera.

Los jubilados chubutenses vienen siendo parte del ajuste del gobierno que fue protegido en su momento durante la presidencia de Macri y ahora por el presidente Alberto Fernández.

Todos los organismos del Estado nacional, desde el Congreso pasando hasta por la Secretaría de Derechos Humanos, se lavan las manos ante el atraso sistemático del pago de las jubilaciones que se mantiene en tres meses para los de mayor rango y en dos meses para los de menores haberes.

La situación es aún más desesperante ya que los docentes no tienen aumento de sueldos desde el 2019 (por lo tanto a la desvalorización de los sueldos se agrega la desvalorización de las jubilaciones), en medio de la pandemia que golpea la salud y también las condiciones de vida de jubilados y trabajadores.

Mientras se encuentra en marcha la preparación de una nueva movilización autoconvocada contra la movilidad que en junio consolidará un nuevo retroceso jubilatorio, denunciamos el robo sistemático por parte de Arcioni y la protección y amparo del gobierno de Fernández a este saqueo. Nos solidarizamos con los jubilados chubutenses que vienen sin cobrar sus haberes en tiempo y forma desde el 2019.

Los Jubilados en Lucha de Chubut , que también intervienen en forma activa en la gran lucha ambientalista, han emitido esta Carta Abierta que reproducimos.

Vivimos en la incertidumbre. Desde que conseguimos ese empleo público, en la escuela o en otro organismo, imaginamos muchas cosas. Nos alegramos. Además del trabajo, creíamos tener asegurada esa difícil etapa de la vida: la vejez, con una jubilación digna. Los [email protected] en Chubut, luego de 30 años de aportes sistemáticos, durante toda la carrera, pensábamos que venía ese tiempo de descanso, de disfrutar luego de mucho trabajar. Con el estudio y el empleo conseguido pudimos criar hijos, construir la casa, ir de vacaciones, todo lo hicimos en esta provincia con gran esfuerzo. [email protected] docentes, profesionales y trabajadores con oficio vinieron de otras provincias. Decían: “acá tenemos salarios que son buenos, y lo mejor que tienen es la caja de previsión social”. Y nos ilusionamos, nos arraigamos, estamos aquí. La in-seguridad social. Hace más de dos años que vivimos un infierno los que nos jubilamos. Fue enorme la desilusión cuando pasaban los días y nos hablaban de crisis, de sacrificio mientras se atrasaba más y más el pago de haberes. Luego armaron los rangos. Ahí vino el castigo para los que cobraban mejor. El tercer y cuarto rango nunca sabían cuando cobraban. Así fue mayor el atraso de pago: dos meses adeudados, luego tres …¡El aguinaldo de junio lo pagaron en cuotas! y el 21 de diciembre empezaron con la primera, que apenas superó los 10.000 pesos. ¿El aguinaldo de diciembre? El 26 de febrero de 2021.

Y no piensen que hubo actualización o algo así, no. Nos dimos cuenta que están lejos de entender principios de previsión social en Chubut. No defienden esa Caja autónoma que administra aportes para atender las necesidades de las jubiladas y de los jubilados. Aquello que fue un gran logro político de los que pensaron la Constitución de la provincia y de los que redactaron la ley de creación del instituto Provincial de Previsión social y seguros, ISSyS. Hoy eso es “letra Fría”, como dijo un ministro. Claro, no se respeta hace varios años.

Los jueces y los funcionarios lo saben. Desvían los fondos de los aportantes, siendo que hacen los descuentos a los activos, y deben transferirse a la Caja. Sin embargo, a todo el que pregunta le dicen “la caja está en déficit, no hay plata”. Y pretenden que con esa respuesta no sigamos reclamando. Ni la pseudo representante de los pasivos entiende que está fuera de la ley. La sospecha de corrupción sobrevuela esta gestión, ya que los funcionarios recientemente condenados en distintas causas judiciales son del mismo partido que gobierna. Desamparo. La vida sigue, pero… ¿Qué jubilado controla su estado de salud?… ya aprendimos que son caros los estudios, que nos exponemos al contagio, que luego no podemos hacer los tratamientos. Estamos cerca de los 1.000 muertos por la Pandemia en la provincia. Y la mayoría son [email protected] mayores. Peleamos día a día, mientras se acumulan gastos esenciales: si nuestros hijas o hijos están [email protected], si los nietos no van a la escuela y vienen a comer, sabemos que esperan el puchero de los abuelos. Si tomamos un crédito en el banco, imagínense lo que pasa: las cuotas, la refinanciación que suma intereses, un mes que no descuentan, otro que si. Agreguen a esto que las tarjetas explotan, no solo por lo gastado sino por lo que aplica el banco. Pensaran que somos irresponsables. No, las deudas se pagan como sea, eso aprendimos desde jóvenes. Es el banco, que sabe que la provincia no paga a tiempo, el que aplica enormes recargos. Miren si no tenemos razones para sentirnos en el desamparo…el último pago que recibimos fue el del mes de enero de 2021.

Además, hay otros problemas. En esta provincia petrolera nos castigan si usamos mucho gas, o tenemos muchos aparatos conectados, y como todo se hace en línea no quedan GIGAS en el celular. Entonces resulta que llegan unas facturas de servicio que asustan!. No hay paz, no faltan sobresaltos. Nos preguntamos: ¿Qué nos espera?… El tiempo se acaba. La vejez nos llega a todos, la enfermedad o la incapacidad. Pero a nadie importa, nadie se va enterar. O han escuchado que el gobernador respondió nuestros reclamos?… no, no le interesa. Ni a los diputados, ni a la defensoría del pueblo. A lo mejor vamos por la calle reclamando y nos contagiamos, o quizás la angustia causa un infarto. A veces olvidamos cosas, y como a tantas y tantos les ha pasado, pensamos que llega el Alzheimer. Así, nos dejarán olvidados en un rincón, solos, abandonados, tristes, sin atención. Esta sociedad trata de ese modo a sus mayores, parece que no reconocen lo que hicieron sus abuelas y abuelos, sus padres, sus tíos, sus vecinos… para todos, aun para esos gobernantes que están ahí. Todo ha sido una construcción colectiva en esta provincia, donde muchas manos pusieron con su trabajo cotidiano el esfuerzo necesario. Así no hay futuro. No hay previsión social para los empleados públicos activos que, tarde o temprano, intentarán jubilarse. Esperamos que abran los ojos, que sepan lo que está pasando. La Caja no cumple con su función, no garantiza una jubilación digna. Pasarán muchos años para recomponer ese gran instrumento de previsión social. Deberían ser solidarios con los que hoy estamos en la lucha, la jubilación para una vejez digna es un derecho que alcanza a todos. Un último recurso fue denunciar ante la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, pero allí se excusaron por respeto a la autonomía provincial. Si el Estado Nacional no escucha volvemos a los tiempos oscuros donde se desdibuja lo esencial: la vida de las personas. Solamente pedíamos poder sobrevivir.

Jubilados en Lucha Rawson Frente de jubilados por Trelew.

También te puede interesar:

Los haberes cada vez más lejos de la canasta básica de subsistencia y más cerca de la miseria.
Se desarrolló en Villa Regina una volanteada invitando a firmar en el Juzgado de Paz de lunes a viernes de 12 a 13 hs.
Apoyemos en todo el país al valiente pueblo chubutense.
Compartimos comunicado de los asambleístas en lucha contra la megaminería.