22/10/2020

Comercio CABA: autoconvocatoria por el «bono» en supermercados

Este 20 de octubre mientras realizábamos el acto por el décimo aniversario del asesinato de Mariano Ferreyra, en las sucursales de Carrefour (híper y market), Vital y Walmart de la ciudad de Buenos Aires se realizaban asambleas como medida de protesta en reclamo de un bono permanente por esencialidad para los empleados de los supermercados.

El reclamo es la consecuencia del rechazo entre los trabajadores de los supermercados al exiguo 12% que firmó Cavalieri para todos los empleados de comercio. Recordemos que en las principales cadenas de supermercados se desarrollaron sucesivos planes de lucha por empresa a nivel nacional para reclamar un bono dado el incremento del trabajo en las primeras semanas de la cuarentena por el Covid. Así fue cómo se conquistaron, por la vía de la autoconvocatoria de los cuerpos de delegados desde abril bonos de 4 a 5 mil pesos mensuales.

Si las patronales no pagan el bono que se reclama, el 12% que firmó Cavalieri se transforma en un 0% de bolsillo en relación a los meses que se cobró el bono (la patronal no lo pagó todos los meses). El rechazo al 12% de Cavalieri fue compartido por declaraciones de los sindicatos de comercio del conurbano lo mismo que distintas agrupaciones opositoras en todo el país.

Los sindicatos que rechazaron el acuerdo lo hicieron «pour le gallerie» porque no tomaron ninguna medida al respecto (Seoca, Secla, etc.). Bloquearon incluso la realización de asambleas en el conurbano este martes 20 frente a la inquietud de los delegados de base, evitando que se generalice la jornada impulsada por la agrupación porteña Voz de Comercio.

Esta agrupación integró junto a la agrupación moyanista «Nueva Generación» (agrupación que se movilizó el mes pasado al sindicato reclamando la reapertura de la paritaria), el frente opositor encabezado por Ramón Muerza dirigente del cuerpo de delegados de Coto.

Muerza, que se autorreconoce como «secretario general del sindicato» (dado que le gano con los votos pero el ministerio y la justicia reconoció la «victoria» de Cavalieri), este año se borró de toda la lucha de los trabajadores de los supermercados. Solo apareció con Alfredo Coto rechazando la clausura por «precios abusivos» de la sucursal Ramos Mejía.

La borratina de Muerza tiene una raíz política, él es referente en comercio de la Corriente Federal de Trabajadores y, por ende, defensor de la férrea tregua de las organizaciones obreras. La borratina fue explotada por sus exaliados para un delimitación e incluso el lanzamiento de Mario Amado (Voz de Comercio) como candidato a secretario general del sindicato de comercio de la capital (SEC).

Si rechazamos el 12% no pidamos un bono de apenas $5.000.

La cámara de supermercados, Asociación de Supermercados Unidos (ASU), negó que se esté desarrollando una negociación por el bono. Sin embargo, al anunciar el acuerdo firmado los dirigentes de Cavalieri en los grupos de whatsapp de las cadenas, plantearon «ahora vamos por el bono en los supermercados».

Entonces el problema que se plantea es cuál es el monto del bono que se reclama. Porque si se reclama los 5.000 que se cobraron el segundo trimestre del año, se cristaliza el 12% que firmó Cavalieri. Los trabajadores de los supermercados tienen bastante claro que estas semanas los productos de primera necesidad aumentaron de un plumazo alrededor del 10% y anualizada la inflación se proyecta por encima del 40%. No podemos reclamar $5.000 para llegar al 12%, necesitamos un aumento acorde a la inflación. Por eso la Naranja de Comercio plantea el bono mensual de 20 mil pesos por «esencialidad».

Por un plenario de delegados para votar un plan de lucha

Para defender el salario, impulsemos un plenario de delegados autoconvocados para generalizar la pelea por el plus por esencialidad. Que los sindicatos que «declaran» rechazar el acuerdo paritario convoquen a un plenario de delegados para pelear por el 40% al básico y el plus por esencialidad. La importancia de la autoconvocatoria de esta semana en CABA es que demuestra las grandes reservas que hay entre los trabajadores para encarar la lucha en defensa de nuestros salarios. Desarrollemos el frente único por el salario.

Si somos esenciales que se exprese en el salario.