04/04/2013 | 1262

Comercio: Una paritaria cruzada por otros intereses

La paritaria de los empleados de comercio está inmersa en una negociación que involucra al gobierno nacional, la burocracia sindical y las patronales. El sindicato está dispuesto a aceptar que el próximo acuerdo paritario se extienda por 18 meses, como hiciera recientemente Luz y Fuerza.


"Si se conserva el congelamiento de precios no tendríamos problemas", declaró el secretario de Organización, Ramón Muerza. Un acuerdo de 18 meses sólo puede apuntar a ofrecerle paz social a las patronales en un período turbulento, signado por la inflación y devaluaciones de la moneda. La burocracia es consciente de que los "acuerdos de precios y salarios" implican el control de los sueldos pero no de los precios, que siguen creciendo. Peor aún, las cifras de negociación son hasta ahora de un 25 por ciento escalonado. Ese porcentaje, muy bajo ya para un acuerdo anual, sería un mazazo al bolsillo de los empleados de comercio si fuera por 18 meses. A esto debemos añadir otro hecho grave.


El 27 de julio se cumplirán dos años de la aprobación en el Senado del proyecto de ley del teleoperador, que reconoce el carácter insalubre de la tarea en los call centers. Si el expediente sigue cajoneado, como lo han logrado hasta hoy las patronales, perderá estado parlamentario (toda una diferencia con la ley de ART, que fue enviada al parlamento y aprobada en tiempo record). La perspectiva de un acuerdo ruinoso para más de un millón de trabajadores encuadrados en el gremio puede entenderse a la luz de los recientes acuerdos del gobierno nacional con la burocracia del gremio y con la patronal supermercadista. A los primeros les acaba de dar un espaldarazo en el conflicto de reencuadramiento sindical de Maxiconsumo, y el gobierno estaría empeñado en frenar el drenaje de empleados de comercio a otros gremios, para ganar la simpatía de Cavalieri. A los supermercadistas los ha beneficiado con la "Super card".


En todo este cuadro, Combativos Mercantiles y Telemarketers en Lucha desarrollan una agitación contra la paritaria de 18 meses, por un aumento equivalente a la inflación, y para que se convoquen a asambleas y plenarios de delegados que discutan libremente las paritarias.

En esta nota