02/09/2020 | 1604

Comisión Tripartita de Formación Profesional: otro capítulo del pacto social

El gobierno, los empresarios y la burocracia, contra los trabajadores

El martes 1° se reunió la “Comisión Tripartita de Formación Profesional”. Un paso más en el empinado camino de la construcción del pacto social por el que tanto batallan el gobierno, las patronales y la burocracia sindical.

El gobierno con esta iniciativa da respuesta a uno de los pedidos recurrentes de todo el arco de la burocracia sindical. Participaron del encuentro representantes de la CGT y las dos CTA. Alberto Fernández los quiere a todos adentro. Y todos quieren entrar. Cada instancia es una batalla por ganar un lugar en la mesa del pacto social. Por el lado patronal hubo referentes de la Cámara de Comercio, la Confederación de Mediana Empresa, la Cámara de la Construcción (Camarco) y la Unión Industrial Argentina. Participó también el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

El pacto social es una política de Estado. Es una ofrenda al capital financiero a modo de garantía para la aplicación de reformas estructurales y el pago de la deuda.

La burguesía avanza, a través de aproximaciones permanentes en el camino de la construcción de un Consejo Económico y Social: mesas sectoriales, Plan de Desarrollo Humano Integral, cumbre gremial-pymes-trío Vaticano, comisión tripartita.

«Ahora lo que se necesita es un espacio para tratar la crisis y por eso es necesario que haya una mesa de trabajo permanente, para que salgan propuestas concretas y poder aplicarlas, algo con lo que el sector empresario está muy de acuerdo», sostuvo Andrés Rodríguez, en uno de los muchos reclamos por poner en pie mesas tripartitas.
Lo que no dice el pope de UPCN es que el “sector empresario” reclama a viva voz una reforma laboral por convenios. A eso se refiere cuando dice “propuestas concretas” con las que «el sector empresario está muy de acuerdo”. En ese punto, la unidad es plena. En cambio, el reparto de subsidios y exenciones es un tema de fuertes disputas entre los diferentes sectores de la burguesía.

El pacto social en pesos

El gobierno dejó trascender que rebajará 4 puntos porcentuales en las contribuciones patronales para aquellas empresas que aumenten la nómina de personal. Un refrito que fracasó en el pasado, en el marco de la crisis que estalló en 2001. “La medida retoma un criterio vigente en 2001 en los denominados planes de competitividad que ideó Domingo Cavallo y en las modificación por zonas geográficas que plasmó el decreto 814/01…” (Ambito Financiero, 1/9).

El desfinanciamiento del Estado, y sobre todo de las cajas jubilatorias, que sostuvieron todos los gobiernos desde el menemismo en adelante, fracasaron una y otra vez como salida a las crisis.

Por otro lado, el gobierno anunció, a través de la Resolución 950/2020 de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), que otorgará 1.500 millones de pesos a 185 obras sociales del país con el objetivo de que las entidades puedan cancelar deudas con sus proveedores. La UTA percibirá más de 170 millones de pesos, y Sanidad, 126 millones. La lista sigue, siempre en millones de pesos: plásticos 89, Uocra 81, Smata 64. El viejo recurso de utilizar los fondos de las obras sociales para disciplinar a la burocracia sindical. El dinero de las obras sociales debería estar bajo control de los afiliados y no ser una caja del gobierno de turno que utiliza para regimentar y alinear a las direcciones sindicales.

El pacto social es un anhelo de toda la burguesía, el gobierno y la burocracia sindical. Se esfuerzan, a través de aproximaciones permanentes, para crear las condiciones necesarias para ponerlo en pie. Es un camino empinado, marcado por las inmensas contradicciones del régimen que la crisis profundiza.

Mas allá de los acuerdo precarios y provisorios que puedan ser alcanzados, el FMI será quien establezca los términos de cualquier acuerdo definitivo. Sin embargo, será la lucha de clases quien, en última instancia, defina el destino del pacto social.

Los trabajadores tenemos que deliberar profundamente en los lugares de trabajo la orientación social del pacto social y preparar las condiciones para derrotarlo, poniendo en pie una oposición propia al régimen social en términos obreros y socialistas.

En esta nota

También te puede interesar:

La ausencia de Cristina y el rol de la CGT.
El acto oficial a 75 años del 17 de octubre.
Editorial. Devaluación del peso, y del gobierno. Escribe Néstor Pitrola
Le salen de garantes para el ajuste del FMI.
Espacio “Producción y Trabajo”: reflejo de cómo operan las fuerzas políticas del capital para encolumnar a los trabajadores.