Sindicales

1/4/2022

Córdoba: a 15 años del fusilamiento de Carlos Fuentealba, nos movilizamos contra el ajuste en educación

Será el 4 de abril a las 18 horas.

Imagen: Emiliano Ambroggio

El lunes 4 de abril, cuando se cumplan 15 años del fusilamiento de nuestro compañero Carlos Fuentealba en manos de la policía de Jorge Sobisch, nos movilizaremos para exigir justicia y poner todos nuestros reclamos en uno: basta de ajuste y precarización educativas. La movilización concentrará todas las luchas en curso que exigen al gobierno de Juan Schiaretti y al ministro de Educación, Walter Grahovac, la satisfacción de reclamos urgentes.

En primer lugar, la demanda de las docentes de nivel inicial que lleva casi un año. A la inclusión de la “hora pedagógica” o institucional frente al aula, que el gobierno efectuó durante la pandemia (4 horas con alumnes incluido en ese horario el servicio de PaiCor), se suman reclamos sobre las condiciones laborales que muestran el ajuste y la desinversión que lleva adelante la cartera educativa. Las demandas son muy sensibles, porque mientras el Ministerio dice querer fortalecer la educación inicial, las docentes denuncian que faltan equipos directivos, vicedirectoras específicamente, docentes de áreas artísticas y Educación física, auxiliares docentes y las ampliaciones de los cargos de auxiliares de limpieza por turno. ¿Cómo se fortalece entonces el nivel inicial con semejante cuadro de ajuste? Para el gobierno, con más precarización laboral. Por esos motivos, las docentes de nivel inicial están en plan de lucha y serán parte de la jornada del 4 de abril.

En Adultos (Cenmas), una modalidad precaria cuyos docentes son designados a término, ocurre algo similar pero con la gravedad de que se apunta al cierre de cursos, lo que implica un ataque a la educación pública en general, a los derechos laborales y, en particular, a la educación de sectores muy vulnerables que intentan terminar sus estudios. La organización de Cenmas en Alerta Frente ha realizado varias presentaciones administrativas de forma colectiva y se han efectuado acciones como abrazos y carteleadas.

Por otra parte, los comunicadores sociales que se movilizaron contra el ataque que representa la reforma del estatuto, una medida que les impide titularizar materias incluso a pesar de ser profesores o tener el trayecto pedagógico concluido, también participarán de la jornada. Esta reforma golpea en magnitud las condiciones laborales de toda la docencia y constituye la implementación de la “reforma laboral” de hecho en educación.

La organización independiente y autoconvocada de la docencia por niveles señaló responsables comunes, el Ministerio de Educación y la conducción del sindicato Uepc, cuya política se sintetiza en colaborar con el armado de estas medidas contra la docencia. La Uepc se constituyó hace tiempo en una oficina de Walter Grahovac y Delia Provinciali que interviene directamente como vocera y ejecutora de sus decisiones políticas precarizadoras. La movilización que realizaron los Comunicadores hacia la sede sindical para que defiendan sus reclamos, encontró a dicha sede blindada por la policía de Schiaretti.

Estos movimientos de lucha se gestaron cuando aún estaba “caliente” la crisis provocada por la aprobación fraudulenta del acuerdo salarial. Una asamblea departamental trucha y amañada fraguó un sí al acuerdo de miseria que había sido rechazado por el 90% de la docencia, en Capital y en el interior. La oposición a la conducción Celeste impugnó la Asamblea y, en menos de 48 horas, se juntaron más de mil firmas para ratificar la impugnación. La inflación de febrero que se disparó a un 4,7% y a un 8% en alimentos, ratificó la impugnación a la asamblea.

El 4 de abril todas las luchas confluirán en una acción independiente del Estado y los gobiernos, para poner todos los reclamos al frente y exigir con firmeza la defensa de la educación pública, basta de ajuste, basta de precarización laboral, basta de impunidad y cárcel a los responsables políticos y materiales del asesinato de Carlos Fuentealba. Es nuestro mejor homenaje.