04/05/2020

Córdoba: municipales de Jesús María luchan contra el recorte salarial

Desde las 6 de la mañana de este lunes, las y los trabajadores municipales de Jesús María (Córdoba) se encuentran en estado de asamblea y posiblemente se avance a una retención de tareas y paro, ante recortes salariales por parte del gobierno radical de Luis Picat.


El pago del 30 de abril, vino con descuentos en el básico, en el refrigerio, en las sumas no remunerativas, en adicionales y en horas extras, con los que algunos trabajadores llegaron a cobrar apenas 14 mil pesos mensuales. Trabajadores que vienen desarrollando tareas esenciales, en la primera línea de acción para enfrentar la pandemia de Covid-19 y con una severa exposición por la falta de medidas de higiene y seguridad, han percibido salarios de pobreza y hasta de indigencia.


Este atropello ocurre luego de una reunión hace dos semanas, en la que el propio Picat se comprometió a no descontar salarios. Ahora procura desconocer la legislación vigente y provocar en plena cuarentena un deterioro notable en las condiciones de vida de los municipales y sus familias. Ese mismo 30 de abril, el combativo Sindicato de Municipales había sostenido una larga reunión con el Departamento Ejecutivo del municipio, reclamando un dialogo y un seguimiento prudente de la situación; por el contrario, el intendente respondió ninguneando a los municipales.


A su turno, de parte del municipio ya han empezado los aprietes contra los trabajadores, amenazando con sanciones y con represión –para la que Picat cuenta con la complicidad de la policía y de la justicia del gobernador Juan Schiaretti.


El ataque contra los municipales, cuyo trabajo representa el cuidado y la seguridad sanitaria de los vecinos, se dirige hacia la población general.


El planteo ajustador del intendente es gemelo al del gobernador Schiaretti. La lista para enumerar es larga, pero para citar las medidas más graves que anunció el gobernador  tenemos el pago en bonos, recortes salariales, demoras en los pagos, ajuste jubilatorio, recortes en la ayuda a comedores populares, no pago a docentes suplentes y un largo etcétera. Ninguna medida que avance sobre las fortunas de los pools sojeros, los empresarios, los grandes capitalistas industriales y financieros. Para el gobierno provincial y municipal, la crisis debe descargarse sobre las espaldas de las familias trabajadoras, que en el mejor de los casos cobran ingresos muy inferiores a la línea de pobreza, y en otros se han quedado sin trabajo.


La lucha del combativo Sindicato de Trabajadores Municipales contra el recorte salarial debe ser apoyada por todo el movimiento obrero de la provincia y del país. En medio de la cuarentena hay que defender los ingresos de los trabajadores. Llamamos a todo el pueblo trabajador a solidarizarse con esta lucha.



 

También te puede interesar:

En la principal plaza de la localidad se reclamó justicia por Cecilia Basaldúa, víctima de femicidio.
La convocatoria fue realizada por la coordinadora “Basta de Falsas Soluciones”.