04/08/2020

Córdoba: municipales del interior con salarios de indigencia

El sindicato de Jesús María marca una perspectiva para el conjunto de trabajadores.

Las y los trabajadores municipales del interior de la provincia de Córdoba son uno de los sectores en donde más se siente la política de ajuste salarial que se lleva adelante sobre el conjunto de estatales. La mayoría gana por debajo de la línea de pobreza e incluso por debajo de la línea de indigencia, que hoy se ubica en los $17.000. Además, se encuentran entre quienes fueron más afectados por la reforma jubilatoria, ya que los descuentos no guardan relación con lo que finalmente perciben y, por lo general, se jubilan con la mínima.

Vale señalar que la miseria salarial y previsional era precedente a la pandemia. Se trata de una orientación que viene de larga data y que tiene a la burocracia sindical como garante. Pasado el primer semestre, la continuidad de la inflación y el congelamiento de las paritarias resultan en una reducción enorme en el poder adquisitivo. Sobre llovido mojado.

En este marco, hay intendentes, como el de Deán Funes, que pagan salarios por debajo de la línea de indigencia. La planta de municipales se encuentra subdividida. Quienes están en planta permanente perciben de básico el salario mínimo vital y móvil de $16.875; las modificaciones en el ingreso están en función de la antigüedad, pero parten de una base muy chata. En tanto que los contratados trabajaban entre cuatro y seis horas y, con los descuentos, cobran entre los $5.300 y $8.000. Incluso hay municipales que pueden ganar menos: es el caso de quienes están en la categoría de jornalizados, a quienes les pagan $23,50 la hora.

También hay municipios como Quilino y San Francisco del Chañar en donde las y los municipales alcanzan a cobrar $ 6.000; en Santiago Temple, hay quienes “ganan” menos.

Los salarios por debajo de la línea de indigencia no solamente se perciben en el norte cordobés. En Río Cuarto hay municipales, como los 560 cooperativizados, que cobran entre $11 mil y $15 mil; también hay contratados que perciben por debajo de esa suma. En las grandes ciudades del interior la miseria salarial también golpea de lleno.

Como se ve, con estos niveles de ingresos, el salario está muy lejos de la línea de la pobreza que, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), está en $43810. En este marco, el ministro de Gobierno de la provincia, Facundo Torres Lima, en declaraciones a La Voz consideró como “aceptable” el cumplimiento de los municipios respecto al pago de salarios. Es necesario traer a colación que el atraso salarial de largo arrastre repercutió en el aguinaldo, y que incluso este, en ciudades como en Río Cuarto, se pagó en cuotas.

La miseria salarial que padecen las y los municipales del interior es tal que la propia burocracia, sin vergüenza, debió reconocer en el diario La Voz que “el nivel salarial es malo en general”. En esos términos se expresó Jorge Martín, titular de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) de la regional Córdoba.

1,2,3 Jesús Marías

El sindicato de municipales de Jesús María ha puesto en pie planes de lucha en defensa de los salarios y los derechos del conjunto de trabajadores del gremio. Se trata de un proceso de recuperación del salario, de la mano de una conducción gremial de lucha, con la cual vienen dando una pelea sin tregua a la inflación. Sin dudas un ejemplo del camino a seguir para el conjunto de la clase obrera: con la llegada de una conducción antiburocrática, la balanza se fue inclinando para el lado de las y los trabajadores.

En este marco, la Coordinadora Sindical Clasista impulsa la defensa de las reivindicaciones elementales de las y los municipales y del conjunto de trabajadores en toda la provincia en medio de la pandemia, como un puente hacia una alternativa propia de las y los trabajadores y la izquierda. La recuperación del salario está entre los puntos principales de un programa de transformación política y social desde el campo del pueblo trabajador.

Es necesaria una pelea en unidad y de conjunto con todo el movimiento obrero, que ante la entrega de la burocracia, queda en manos de los sindicatos y agrupaciones clasistas. En ese sentido, es oportuno destacar la convocatoria del Plenario del Sindicalismo Combativo para el próximo 12 de agosto. La actividad señalada será un punto de apoyo en la preparación necesaria para avanzar en todas las reivindicaciones pendientes, abriendo un nuevo ciclo de luchas en la provincia para colocar en la agenda las necesidades del movimiento obrero y popular.

En esta nota

También te puede interesar:

Como en el resto del país, el desempleo y la pobreza crecen, según el Indec
La jornada de lucha fue una respuesta a la orientación de un gobierno provincial que ataca el ambiente.
Luego de varias medidas de lucha, imponen a la patronal el pago de la quincena, los descuentos y el medio aguinaldo.
El Polo Obrero desarrolla un programa para terminar con la falta de trabajo y de vivienda.
La iniciativa parlamentaria del FIT recoge la demanda popular de impedir que las hectáreas quemadas sean destinadas a negociados inmobiliarios.