01/04/1993 | 386

Cuando la libertad de «La Prensa» ataca el derecho a huelga

Con la celeridad que la Justicia sólo encuentra cuando hay una decisión política de conculcar derechos a los trabajadores, la jueza Rende de Cagide dictó en tan sólo cuestión de horas la detención del delegado de “La Prensa” bajo la absurda acusación de haber “obstaculizado la libertad de prensa”. Esto porque los trabajadores pararon en defensa de sus derechos y ello impidió que el diario salga con sus habituales 36 páginas.


La jueza sentó un peligrosísimo antecedente contra el derecho de los trabajadores de prensa y gráficos a resistir cualquier prepotencia patronal mediante los métodos que les son propios (huelga, paro, quite de colaboración, etc.). La “libertad de prensa” es entendida por la jueza a medida de los intereses patronales, como el derecho de la empresa a hacer lo que quiera con sus trabajadores y de éstos a resignarse.


Es necesario repudiar esta aberración jurídico-política. La UTPBA se limitó hasta el momento a sacar un “comunicado” de denuncia, pero se trata justamente de organizar la movilización del gremio, para, aplicando medidas de acción directa, lograr la reincorporación de los delegados “suspendidos” en “La Prensa” y en “Clarín”.

También te puede interesar:

Vamos con todo al paro del miércoles 9 en defensa de las condiciones laborales de los trabajadores de prensa.
Los trabajadores de prensa cubrían la condena de Miguel Báez, líder de ODEL en la CTA Autónoma y ATE. Las relaciones del poder político y las patotas sindicales.
Revoca los graves fallos previos que eran un ataque directo a la libertad de expresión.
Un ataque a la lucha de los obreros rurales y del empaque por la "zona desfavorable".