03/06/1999 | 629

De los municipales de Buenos Aires

La impresionante movilización de alrededor de 20.000 municipales que el viernes 28, virtualmente, paralizaron la ciudad para luego concentrarse frente a la Intendencia, fue la culminación de un proceso que se viene incubando desde hace largo tiempo.


El gobierno de De la Rúa se niega a firmar la partida presupuestaria que habilite el pago del plus por antigüedad que ya estaba acordado en más de 400 reparticiones. El paro y la movilización tuvieron un carácter contundente.


Claro que no se trata solamente del plus por antigüedad, también se reclama el blanqueo salarial de los numerosos ítem en negro, las condiciones de trabajo enormemente deterioradas por el vaciamiento presupuestario (en función de privilegiar negocios con las privadas), en contra del congelamiento de las vacantes que recarga el trabajo de los que quedan, por la estabilidad. Carecen de todo fundamento, por lo tanto, las pavadas que sale a decir De la Rúa de que el paro fue una «maniobra para desprestigiar su candidatura» y, peor aún, de que los municipales tienen un salario promedio que supera los 1.000 pesos. De aquí sólo se puede inferir que el conflicto se va a agudizar. Llegado a este punto, se plantean dos opciones centrales:


1. Más allá de las declaraciones ‘beligerantes’ de De la Rúa y de la burocracia se abre una nueva instancia de ‘negociaciones’, mientras se suspenden las medidas.


2. El conflicto se agudiza, con nuevos paros y movilizaciones y la eventualidad de una Huelga General.


Como alguien dijera… «la piedra ya está en el charco».

También te puede interesar:

Rescate de la deuda a costa de liquidar los derechos laborales.
Panorama político de la semana.
Una declaración pide que los Derechos Especiales de Giro se usen para salud, pero el gobierno acaba de cancelar 300 millones de dólares en intereses al organismo financiero.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.