22/07/2004 | 851

Declaración de «La Lechería»

¿El fin del "piquete y cacerola, la lucha es una sola" o los vecinos fascistas del barrio Parque Avellaneda?

Los vecinos que conformamos la Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo “La Lechería”, miramos con asombro e indignación las imágenes televisivas sobre un grupito de vecinos del barrio Parque Avellaneda.


Estaban cortando la avenida Eva Perón en su cruce con Escalada, en protesta por nuestra integración al barrio.


Estos vecinos, encabezados por el ingeniero Julio Rosato y una maestra de un colegio del barrio, hicieron circular un formulario el día 29/4 en el cual nos discriminan en forma aberrante.


Se nos menciona despectivamente como piqueteros, y ellos copian nuestro método, pero para justificar ideologías fascistas.


También en ese comunicado dicen que no se oponen a nuestra integración y que apoyan a la gente de escasos recursos.


Pero, ¡pero! más adelante nos tratan de marginales, asesinos, asaltantes y violadores, y que ellos no van a permitir la construcción de nuestras viviendas.


Vale aclarar que la Cooperativa “La Lechería” compró los terrenos de: Padre Montes Carballo 1674, Moreto 1675 y Profeta de La Pampa 4552 con crédito hipotecario en el marco de la Ley 341, después de una gran lucha y tras un año de búsqueda de terrenos por toda la ciudad.


Estos fascistas incitaron a un grupo de vecinos de la Villa Cildáñez a cortar la autopista Richieri en contra de “La Lechería”, tratando de generar una pelea de pobres contra pobres, de la cual ellos saldrían favorecidos.


Nos acusan de haber agredido al presidente del Instituto de Vivienda, y es totalmente falso.


Ya denunciamos a estos “señores” en todos los organismos de derechos humanos y sociales, y le pedimos al verdadero vecino de Parque Avellaneda que no se deje involucrar en esta acción mediática, canallesca y discriminadora.


Queremos integrarnos al barrio en paz y en comunión con todos los vecinos.


Lo de esta gente es propio de los “fachos” de derecha que siempre se oponen al progreso de los más humildes.


¿O es que se terminó “el piquete, cacerola, la lucha es una sola”, del 19 y 20 de diciembre del 2001?


Cuesta creerlo, pero ¡los hechos nos llevan a pensarlo!


No debemos permitirle a esta gente que imponga sus ideologías miserables en contra de los que luchan por un mejor pasar.


Felicitamos a los que hacen posible Prensa Obrera y ¡hasta pronto!

En esta nota

También te puede interesar: