10/01/2017

Despidos en Non Stop: por la reincorporación de Diego Abrales

Disney persigue al activismo y el SATSAID continúa en la parálisis.


A una semana del despido discriminatorio de Diego Abrales por parte de la patronal de Non Stop (tercerizada que produce para los canales Disney Latinoamérica) la directiva del Sindicato Argentino de Televisión sigue sin pronunciarse.


En la asamblea que se desarrolló el pasado  miércoles 4, con la participación de casi 40 compañeros, la burocracia de la Azul y Blanca esquivó el llamado al paro por la reincorporación de Diego. La directiva del sindicato se limitó a denunciar el despido como arbitrario y la violación de la conciliación obligatoria por parte de la patronal. El compañero despedido no pudo participar de la asamblea, al no poder ingresar a la empresa y por la negativa de la Comisión Interna de desarrollarla en la puerta del edificio porque “desde la ventana de recursos humanos se puede ver”. 


El viejo argumento de “no exponer” a los compañeros y compañeras demuestra su falsedad dada la infinidad de cámaras de vigilancia dispuestas en todo el edificio y permite apreciar el miedo que intenta imponer el propio sindicato entre los trabajadores.


El llamado a una nueva asamblea para el miércoles próximo entraña una maniobra para patear el conflicto y separar a los trabajadores de ESPN de los de Non Stop, bloqueando que se desarrollen medidas conjuntas en medio de los despidos que se están produciendo en ambas empresas y tienen a una misma patronal de fondo. La política del SATSAID para revertir los despidos ha demostrado ser un rotundo fracaso.


Un despido con fines aleccionadores


El despido del Diego, uno de los principales organizadores de la medida de fuerza que paralizó la productora en medio de un paro masivo contra los despidos, e impulsor de un petitorio por los derechos de los trabajadores y trabajadoras de Non Stop, debe ser caracterizado como un acto de persecusión patronal contra el activismo, cuando en  ESPN (también propiedad del grupo Disney) la empresa se deshizo de la lista opositora a la burocracia de la Azul y Blanca, a través de una maniobra que implicó despedir a 12 trabajadores para después negociar 4 reincorporaciones.


El ataque al activismo por parte del grupo es prerrequisito para avanzar con sus políticas de ajuste y ataque sobre las condiciones laborales, que encuentran una férrea resistencia por parte de los trabajadores. El boom de los contratos a plazo fijo y de una planta propia en retroceso, empalma con el cierre de bases y el despidos de al menos diez compañeros hace semanas, que desencadenaron el mencionado paro de actividades. En represalia, la patronal despide a uno de sus organizadores y la directiva del SATSAID, a través de la CI, permanece en una parálisis totalmente funcional a la empresa.


Frente a los más de mil despidos en ESPN, Supercanal, Cablevisión, Ideas del Sur y Non Stop, entre otras, la necesidad de lanzar un plan de lucha a nivel nacional para enfrentar los ataques patronales emerge objetivamente como una necesidad del conjunto de los trabajadores de televisión. Debemos sacar las conclusiones necesarias, para no repetir los mismo errores que nos llevaron a esa inmensa sangría el año pasado. 


Desde La Naranja de Televisión llamamos a los compañeros de Non Stop a organizarse para defender los puestos y condiciones de trabajo:


  • Reincorporación de Diego Abrales

  • Basta de despidos en televisión

  • Por un plan de lucha nacional que enfrente los despidos en el gremio


 


 

También te puede interesar: