10/12/2021

Docencia bonaerense: “paritaria” trucha, clandestina y a la baja

Ultimátum de Kicillof y Baradel a los docentes bonaerenses.

Con un ultimátum para forzar una votación express y manipulada,​ la ultraburocrática conducción celeste del Suteba -que encabeza Roberto Baradel- convocó de apuro a​ “reuniones de delegados” para este​ viernes y el sábado a la mañana, a fin de aprobar la “pauta salarial 2021” acordada en la Comisión Técnica Salarial.​ Una arremetida del aparato para simular un apoyo fantasma​ al contubernio con el gobierno de Kicillof. El “acuerdo” sería también el debut del nuevo ministro de Educación bonaerense, Sileoni, quien sucede a la fracasada y golpeada ex Directora General de Escuelas, la kicillofista Agustina Vila.

​Anunciada apenas horas antes de su realización, la Comisión Técnica Salarial se trasladó a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en Caba, en un esfuerzo indisimulado para ​que el Suteba y todas las burocracias del Frente de Unidad Docente Bonaerense -que integran también la FEB y Udocba- pudiesen consumar un pacto con el gobierno de Kicillof, a espaldas y bien lejos de la docencia bonaerense. El temor a movilizaciones en la capital de la provincia, y en el día de jura de los legisladores provinciales, incentivó la clandestinidad y el éxodo a los pagos de Larreta.

Dos horas después de iniciada la​ “paritaria” trucha, el FUDB dio a conocer un comunicado anunciando que la recomposición inflacionaria sería de un “54% promedio”, considerando el 45% acumulado a noviembre. En el caso del Suteba el chantaje es alevoso porque​ se llama ​ a reuniones de delegados que,​ por las exiguas horas que restan hasta el plenario de secretarios generales convocado para el sábado 11 a las 17:30 horas,​ no sólo carecerán de mandatos​ basados en la discusión y debate de las escuelas, sino también con la advertencia sumaria​ de que el ​ “cierre del sistema” para ingresar las nuevas liquidaciones​ vence ​el próximo lunes. La celeridad​ que exige el Suteba es el resultado de haber demorado​ deliberadamente la discusión salarial hasta el filo mismo, intimando ahora a tomar lo acordado o​ a perderlo. El FUDB chantajea con la miseria salarial y la desesperación de una docencia hambread, con una gran parte de ésta desocupada y forzada a aceptar programas precarios de empleos.

Que así es​ lo confirma además la negativa de Baradel y toda la dirección celeste a debatir una propuesta salarial y una campaña por la reapertura de las paritarias en el Congreso Provincial dell Suteba (25/11). Primero silencio de radio y ahora reclamo de “celeridad” y apoyo a una propuesta que deja a la masa de la docencia bonaerense en la pobreza. La urgencia de Baradel y de las burocracias docentes no está dictada por el “cierre del sistema” sino por la necesidad del gobierno de Kicillof (pero también de la oposición derechista de Juntos) de llegar al tratamiento del presupuesto bonaerense de ajuste 2022 con el camino “despejado”, sin conflictos ni reclamos y con el aval cómplice de las conducciones del Frente de Unidad Docente de la provincia de Buenos Aires.

La ministra de Trabajo, Mara Malec, posiblemente en las postrimerías de su gestión, porque está entre las que se irían, anunció que en la próxima semana​ el gobierno se reunirá con judiciales y estatales en una catarata de “acuerdos”​ con las burocracias que ya dieron señas de apoyar el presupuesto provincial de ajuste. Todos seguirán el rumbo de la “paritaria testigo”, que es la docente. El “54% promedio”, al que alude el FUDB ​sin entrar​ en detalles, sigue dejando a la inmensa mayoría de la docencia bonaerense por debajo de la canasta básica y a años luz de la canasta familiar.

La “revisión salarial” express​ profundiza el empobrecimiento de los trabajadores de la educación​y ​ la reducción de su​ capacidad de consumo, licuando los gastos del Estado bonaerense como garantía de pago de​ la usuraria y fraudulenta deuda externa. Si comparamos el período que va desde octubre del 2020 a octubre 2021​ la inflación anual​ fue del 52%, y la inflación acumulada en los primeros diez meses del 41,8% cuando resta contabilizar noviembre, no inferior al 3%,​ ​ y diciembre.​

La burocracia se declara satisfecha con “no perder con la inflación” cuando el salario en pesos se devaluó brutalmente frente al dólar, fracasaron los “precios congelados” y​ hay una estampida de los precios de los alimentos, especialmente en el Gran Buenos Aires, que llega a aumentos del 6% promedio. Baradel y el FUDB pretenden disimular este​ pacto salarial ruinoso para patear​ la discusión paritaria para el año que viene, previo acuerdo de comienzo “normal” de clases”. Las formas desvergonzadas y maniobreras para endosarle a la “propuesta” una representatividad de la que carece pintan de cuerpo entero a una burocracia funcional al ajuste, al FMI y a los bonistas buitres.

A lo largo del 2021, el Frente de Unidad Docente Bonaerense​, y su alma mater la celeste de Roberto Baradel, fue un colador por donde pasó el ajuste a la educación, la desocupación​ y a la precarización laboral récord en la docencia. Está más que claro, por lo tanto,​ porque el Congreso del Suteba avaló la reforma​ de aparato y sin discusión de los estatutos del sindicato, mientras perpetúa​ el régimen de paritarios electos cada cuatro años en listas sábanas y sin mandato de las bases.

Desde Tribuna Docente llamamos a rechazar estas maniobras antidemocráticas y a votar mandatos por la reapertura inmediata de las paritarias, por paritarios electos en asambleas, por un salario que cubra el costo de la canasta familiar indexado automáticamente por inflación con las sumas al bàsico, defensa de la antigüedad y de las conquistas contenidas en el Estatuto del Docente, contra la precarización laboral y educativa.​ Ningún chantaje. No al presupuesto de ajuste y nuevo endeudamiento de Kicillof que consagra el trabajo precario en la docencia.

 

También te puede interesar:

Sin ningún tipo de explicación dejó en la calle a 9 músicxs.
“Estas obras no resuelven las reales causas de las inundaciones.”
Se prepara una respuesta a esta política “nacional y popular”.
El intendente Rojas se “lava las manos”.
“El ajuste ya empezó”, señaló un exfuncionario del organismo financiero.