Sindicales

24/8/2000

|
678

Educación: panorama oscuro en Tierra del Fuego

Despues de 57 días de paro y 22 días de huelga de hambre de la docencia, el gobierno justicialista de Manfredotti decretó la conciliación obligatoria. Pero en este espacio de ‘diálogo’ el gobierno profundizó la crisis de la educación fueguina.


En la Escuela Agrotécnica Salesiana, en la única privada donde se llevó a cabo el paro por tiempo indeterminado, fueron despedidos 17 docentes por reclamar la parte del salario que les quitaron (30% del sueldo). En el año ‘99, docentes, alumnos, padres y la comunidad en general evitaron el cierre de esta histórica escuela. Este movimiento social (el más grande hasta entonces en la provincia) fue apoyado por los directivos de la escuela y la Iglesia fueguina.


Los mismos directivos y la misma Iglesia, ahora cambiaron el discurso y la práctica. De aquel espacio laboral y pedagógico crítico, hoy los docentes sobrevivientes deben optar por acatar las deciciones de la dirección y callar. La política inquisidora y autoritaria de la Iglesia también llegó a este establecimiento educativo.


Por otro lado, el Ministerio de Educación bajó a las escuelas públicas una circular (019/00) exigiendo a los directivos que instruyan a los docentes de no criticar o hablar mal del gobierno en el aula.


Este accionar se acompaña de amenazas de despidos y por la compra de camiones hidrantes, cuatriciclos y armamento antimotín.


Pero si creen que los trabajadores de la educación fueguina vamos a perder nuestro futuro y permitir la destrucción del futuro de nuestros hijos y alumnos, están equivocados. La educación fueguina hoy se encuentra en pie de guerra. A pesar de las diferencias de fuerza, nosotros tenemos el apoyo de la comunidad, del aula y la coherencia para luchar contra estos modelos neoliberales, que sólo son un instrumento del sistema explotador en el que vivimos: el capitalismo.