Sindicales

12/5/2011

|
1176

El Borda, colapsado

-Exclusivo de internet

El lector puede advertir que desde Prensa Obrera nos anticipamos a la situación catastrófica que en las últimas semanas atraviesa el hospital Borda, particularmente a partir del corte de suministro de gas por parte de Metrogas, del cierre del Servicio 14/22 (para adicciones) y el inminente cierre de otros servicios del hospital, como Neurología.

El gobierno de Macri continúa la política de vaciamiento de las administraciones anteriores; desde el gobierno de Ibarra se pretende “lotear” los terrenos del Borda, Moyano y Tobar García como “zonas de vacancia” para grandes emprendimientos inmobiliarios.

Crónica del conflicto

El día siguiente al corte de gas, un grupo de trabajadores autoconvocados del hospital nos concentramos en la entrada de la avenida Ramón Carrillo y se realizó un piquete durante todo el viernes “santo”.

Algunos delegados de Sutecba, UPCN -al igual que la Asociación de Profesionales- aparecieron fugazmente para anunciar que el lunes 25 el servicio de gas estaría normalizado. ATE y Asociación Médicos Municipales, ausentes sin aviso. A las pocas horas, el director del hospital, Ricardo Picasso, fue increpado por los trabajadores en el piquete.

El lunes 25, los informes “extraoficiales” daban cuenta que se agudizaría el cuadro de colapso. Los primeros días de la semana, los autoconvocados -con el apoyo de otras organizaciones, como el Centro de Estudiantes de Psicología- realizamos un nuevo corte de acceso al hospital y un “escrache” al director. Los gremios seguían sin aparecer.

El empeoramiento de la situación obligó a los gremios a realizar un paro “dominguero” el viernes 29 (día del acto de la CGT) y a convocar, luego de diez días sin gas, a una asamblea general para el lunes 2 de Mayo.

El papel de la burocracia sindical

Los cinco gremios “en bloque” iniciaron la asamblea del lunes 2 presentando el “plan de emergencia” de la dirección del hospital (entrega de anafes y calentadores, que terminarían por hacer saltar la fase eléctrica!) como “paliativos”.

Quien suscribe, como trabajador “autoconvocado” del Borda y en nombre de Tribuna de Salud, denunció que el corte de gas se inscribe en el plan de vaciamiento “silencioso” que se suma al cierre de servicios y el recorte de nombramientos e insumos. Además, planteamos una gran movilización interhospitalaria a Jefatura de Gobierno y Plaza de Mayo. El bloque de la burocracia comenzó a increparnos -además le vetaron la palabra al presidente del Centro de Estudiantes de Psicología. Muchos trabajadores autoconvocados repudiaron la “patoteada” de los cinco gremios y convocaron a trasladarse al hall del hospital a seguir la asamblea, lo cual obligó al bloque de la burocracia sindical a seguir a los trabajadores e impulsar una movilización que se realizó el miércoles 4 al Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad.

La misma se destacó por la presencia de varios hospitales y muchos trabajadores del hospital. Al momento de culminar, luego de entrevistarse con el jefe de Gabinete del Ministerio de Salud, los voceros de los cinco gremios “blanquearon” que no había posibilidades de normalizar la situación a “corto plazo” y que esperarían “dos semanas” para salir a luchar, lo cual volvió a generar una situación de estupor en muchos trabajadores autoconvocados.

Lo más “combativo” fue Rodolfo Arrechea (ATE Capital-CTA Yasky), quien llamó a una “gran marcha blanca a la Jefatura de Gobierno”.

El gobierno K es cómplice

El conflicto del Borda ha promovido el “jetoneo” de varios legisladores del arco centroizquierdista (K “puros”, ibarristas “residuales”, Proyecto Sur) en la pelea electoral de la Ciudad. Un reciente informe de Metrogas denuncia que las subejecuciones de las instalaciones de gas del hospital Borda se remontan desde 1997 hasta la fecha…

Por otro lado, es llamativo el “silencio de radio” de los Aníbal Fernández y compañía en un conflicto tan escandaloso. Resulta ser, por un lado, que el gobierno kirchnerista acaba de hacer aprobar -y promulgar- una nueva Ley Nacional de Salud Mental (Nº 26.657) que en nombre de “reformas sanitarias”, impulsan el cierre de hospitales monovalentes (artículos 27 y 28).

Además, las corporaciones inmobiliarias -vinculadas con los K- desde hace años vienen poniendo la lupa en los terrenos del Borda, el Moyano y el Tobar García para desarrollar, en el “corredor sur” de la Ciudad, grandes negociados inmobiliarios.

Por una salida de los trabajadores

Los gremios ya han mostrado la hilacha. Tregua, saludo a la bandera, paros “domingueros” y ser furgón de cola de alguna colectora K, o sea de los que ya gobernaron en la Ciudad y fueron los iniciadores del vaciamiento de los hospitales.

Desde Tribuna de Salud exigimos un paro con ocupación de los hospitales y guardias mínimas hasta la solución inmediata (gas, cierre de servicios, recortes de nombramientos), asamblea permanente y una gran movilización interhospitalaria a la Jefatura de Gobierno y a Plaza de Mayo. Por la triplicación del presupuesto y un plan nacional de salud mental (casas de medio camino, residencias, hospitales de día y noche, hostales) bajo el control de los trabajadores. Ninguna confianza en quienes ya fracasaron y comenzaron el vaciamiento de la salud pública.