08/03/2021
METALÚRGICOS

El conflicto de Siderar Canning en la voz de los trabajadores

Entrevistamos a un obrero de la planta.

Los trabajadores de Siderar Canning continúan en lucha por el reconocimiento de la Rama 17 (metalúrgicos)  y por otros reclamos que denuncian en el cuadro de una ofensiva de la patronal del Grupo Techint para imponer una flexibilización laboral en la fábrica.

Entrevistamos a uno de los trabajadores para que nos cuente su cómo se vive la situación desde adentro del conflicto.

¿Cuáles son las últimas novedades del conflicto?

La situación es que hoy seguimos de paro. Tuvimos una audiencia en la cual nos hicimos presentes para ver cómo podíamos colaborar apoyando a los compañeros para poder descomprimir la situación. Sin embargo, nos enteramos ahí que la audiencia se postergó y se hizo por Zoom. Pero bueno, por eso vamos a seguir acá esperando respuestas, que por el momento no se hicieron presente nadie.

¿Cómo se vienen organizando?

Todo se hace por asamblea. Nosotros venimos esperando que la comisión interna venga y traiga información a los compañeros, la cual es analizada con detenimiento. Y bueno, a mano alzada es donde nosotros tomamos las mejores determinaciones, o lo que entendemos nosotros que es lo mejor para todos.

Después tenemos comunicaciones entre compañeros. Como bien ya saben, acá tenemos un acampe dónde venimos haciendo el aguante hasta que las soluciones se den, donde también nosotros nos organizamos y nos sentamos, charlamos y debatimos para ver cuáles son las mejores salidas a futuro, para que el día de mañana no nos vuelva a pasar lo que nos está pasando.

¿En qué los afectaría si son pasados a la rama 21?

Hoy por hoy la diferencia se vería reflejada en lo que es el tema de lo salarial, porque hoy la Rama 21 cerró un acuerdo de modificación de básico a partir de abril, con los conceptos no remunerativos. Nosotros venimos instando a que se encuadre la actividad que venimos a ejercer nosotros, que es Rama 17, en donde el básico se modifica a partir de enero. Estamos cobrando $173, deberíamos estar cobrando $224.

Ya todos sabemos lo que significa el no remunerativo, no tiene cargas sociales, no impactan en las horas nocturnas, las horas extra y demás. Estando así, entendemos que es contraproducente para todos los trabajadores. Más allá de que la Rama 21 tiene también una flexibilización laboral importante, que acá en Canning no se estaría dando. Por eso también la intencionalidad de la empresa de llevarlo adelante lo más a fondo posible, para disponer de cualquier trabajador y hacer lo que ellos pretendan.

Por el momento mantenemos la firmeza de que a raíz del encuadramiento que tenemos nosotros estas posibilidades se estarían dando por tierra y respetando nuestro convenio que es más estructurado y más limitado para la empresa, para los movimientos que pretende hacer a futuro.

¿Qué papel viene jugando el Ministerio de Trabajo?

El ministerio deja mucho que desear, porque no dio una señal favorable para los trabajadores. Nosotros hacemos denuncias, pedimos inspecciones, pedimos que se revisen los libros, pedimos un montón de cuestiones, las cuales hasta el momento no hemos tenido ninguna respuesta. No se acercó nadie por nuestras denuncias, en sí.

Lamentablemente la empresa tiene el teléfono mágico, que levanta el tubo y ellos están acá. Por eso nos aplicaron una conciliación obligatoria el viernes a las once de la noche. Nación actuó de oficio por necesidad de la producción en sí, o por presiones del desabastecimiento y no por el contexto real que estamos padeciendo nosotros los trabajadores, que es el atropello que estamos sufriendo por el Grupo Techint.

Mi análisis personal es que pareciera que está inclinado para un solo lado. Ojala me equivoque y que verdaderamente actúen como bien debe y se pongan a analizar las problemáticas y la situación que estamos padeciendo acá los laburantes. Por el momento no vemos ese lado, que queremos ver, del Ministerio de Trabajo.

¿Qué papel viene jugando el sindicato en el conflicto?

Nosotros tuvimos un cruce con la UOM Avellaneda, pero bueno, como siempre decimos, en todo matrimonio suele pasar. Hoy por hoy entendemos que la UOM entendió el mensaje y esta trabajando al respecto. Por el momento ellos tuvieron el tema del ministerio, van llevando las reuniones adelante, pero los resultados todavía no se ven. Estamos esperando que se acoplen al pedido de los trabajadores, que entiendan de una buena vez que acá estamos todos para tirar para un solo lado. Que no nos vean como enemigos, simplemente como compañeros que estamos acá llevando un reclamo que es viejísimo y que se entienda el contexto en el que estamos todos.

A veces pedimos la presencia de algún compañero del gremio acá junto con los muchachos del acampe. Pedimos que se hagan más presentes con algún tipo de donación, que por el momento a veces llegan a cuentagotas. Pero también entendemos que posiblemente estén ocupados, es lo único que puedo llegar a decir.

Nosotros acá somos todos protagonistas y también queremos que ellos ocupen el rol que tienen que ocupar para que esto salga lo más rápido posible.

¿Cuáles son los próximos pasos a seguir?

Hoy por hoy seguimos esperando con el paro total de actividades, con el acampe acá presente, con la colaboración de todos los que se están acercando acá a nosotros de distintas formas. Los sábados estamos haciendo una mateada familiar y después se hace un festival, para darle fuerza a esta lucha, para darle energía a los compañeros. La lucha es una sola y es la única forma que tenemos nosotros como laburantes para ponernos al lado del otro, apuntalándolo, para que siga de pie, porque es totalmente justo lo que estamos pidiendo. Hoy por hoy la lucha sigue, no está nada dicho y vamos a esperar que se den los mejores resultados.