24/02/2021 | 1616
IMPUESTO AL SALARIO

El debate sobre el proyecto de modificación de Ganancias

La actualización por el índice Ripte no se toca, las escalas tampoco.

Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados y artífice del proyecto de actualización de ganancias por parte del oficialismo, recibió a los diputados “de extracción sindical” para discutir cambios en el proyecto.

De la delegación participaron Facundo Moyano, Hugo Yasky y Vanesa Siley, entre otros. Los cambios planteados, según La Nación (23/2), fueron: “eximir de Ganancias las horas extra; el plus por desarraigo; horas nocturnas; feriados y días no laborables trabajados; adicionales por productividad; adicionales por trabajos penosos, peligrosos o insalubres; indemnizaciones legales o convencionales; antigüedad y turnos rotativos”.

A su vez, Moyano habría planteado una doble deducción para hogares monoparentales, dado que «sería un gran gesto para las mujeres solas con hijos» (ídem).

Las excepciones planteadas por los diputados sindicales, todos ellos del Frente de Todos, dejan en evidencia hasta qué punto el impuesto a las “ganancias” es un auténtico impuesto al trabajo asalariado, dado que el gravamen alcanza la explotación de la fuerza de trabajo en todas sus formas. Las “excepciones” sugeridas son la confesión del carácter regresivo de la cuarta categoría.

La respuesta de Massa a estos planteos habría sido que «estamos dispuestos a escuchar y discutir todas las propuestas que mejoren el proyecto, pero en la medida en que esas mejoras puedan ser financiadas y no afecten las metas tributarias previstas para este año» -es decir, que la prioridad continúa siendo el ajuste fiscal por cuenta del FMI y de los acreedores.

Interés patronal

Pero, incluso las “sugerencias” por parte de los diputados de la burocracia sindical pueden entenderse como un pedido a cuenta de las patronales, esto si consideramos que ninguno de ellos convocó asambleas, plenarios de delegados o deliberación alguna en sus sindicatos para ir con un mandato a la reunión con Massa: hace pocos días se conoció que Toyota no pudo reunir el plantel de obreros para realizar horas extra ante la negativa de estos por ser alcanzados por el impuesto. Es decir, el alcance del gravamen es una preocupación de la burguesía, que ve un obstáculo para explotar la fuerza de trabajo.

El Ripte no se toca, las escalas tampoco

Entre las “sugerencias” de los diputados sindicales estuvo el planteo de la actualización por índice de precios al consumidor que difunde el Indec, y no por el Ripte. Este planteo se le atribuye a Moyano, no al conjunto de los diputados sindicales, y va en línea con lo declarado por la oposición de Cambiemos.

En este punto, la respuesta de Massa y del oficialismo es terminante: No. El Ripte le garantiza al fisco que la actualización será por debajo de la inflación, como ya ocurre con la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones y, por lo tanto, que continúe actuando como elemento disciplinador de las paritarias: cualquier paritaria que quiebre los techos, rápidamente será castigada por Ganancias.

 

 

Es lo que ocurriría hoy con el techo del 29%, cifra estimada de inflación que establece el Presupuesto 2021, con el que el gobierno busca cerrar el conjunto de las paritarias. Si algún sindicato, como ya ocurrió con el Sutna o aceiteros, logra quebrar el techo con un proceso de lucha y así acercarse al índice real de inflación (según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central), que este año alcanzará el 50%, será impactado de lleno por Ganancias.

En la reunión brillaron por su ausencia los planteos de modificar las escalas, mucho menos el de abolir el impuesto sobre los salarios. Por ello, Romina Del Plá, diputada  del sindicalismo clasista (con mandato cumplido), quien presentara el proyecto -que aún tiene estado parlamentario- de abolición del impuesto sobre los salarios, no fue ni siquiera invitada al meeting.

El impuesto al salario debe ser motivo de debate en todos los gremios. La defensa del salario es el principal problema macroeconómico del país.

 

También te puede interesar:

No se modifican las escalas. La actualización será anual y por índice Ripte, no por inflación. No se incorporan las modificaciones de los diputados sindicales.
La quita llega a ser tal que resulta más conveniente quedarse en casa.
Escribe Néstor Pitrola. Columna de opinión publicada originalmente en Perfil.
Intendentes de todos los colores políticos tienen el salario como la principal variable de ajuste.