15/05/2014 | 1314

El Frente de Izquierda hizo “mucho ruido con muchas nueces”

Cordoba despidos

La Legislatura debatió los despidos y suspensiones

Por iniciativa del Frente de Izquierda, el pasado miércoles 7, la Legislatura cordobesa debatió la situación de las suspensiones y los despidos en la provincia.

La legisladora Cintia Frencia abrió el debate defendiendo el proyecto de declaración presentado por nuestro bloque. Luego de describir la situación en las fábricas metalmecánicas desplegó un programa para intervenir en una crisis que se sigue agravando. Iveco volvió a suspender, Fiat lo está haciendo dos días a la semana y Renault lo hizo la semana anterior; y tras ellas las autopartistas.
Cintia destacó las denuncias que nos hicieron llegar los trabajadores de las distintas plantas: las suspensiones fueron precedidas por intensas jornadas de trabajo, incluidas horas extras (Iveco) y contratación de trabajadores eventuales, y aumentos en los ritmos de producción. Hubo una política deliberada de “sobre estoquearse” para “realizar” en dólares toda la producción; es decir, una dolarización del precio de los autos.

También denunciamos la bicicleta que se establece a través de las financieras de las propias terminales automotrices, que toman dinero a tasas ínfimas a través de sus casas centrales y aquí financian los autos al 35 ó 40%.

Planteamos la apertura de los libros de las empresas, de sus financieras y de los productores de acero, Siderar y Techint, principales proveedores, y conocer el comercio entre las filiales de las mismas empresas. De esta manera, pusimos el acento en la conformación de los precios. Los créditos baratos que De la Sota quiere poner en marcha a través del Banco Provincia (a tasa subsidiada por las arcas públicas) serán un beneficio extraordinario para las maniobras especulativas de las multinacionales.

Partimos de la defensa de los trabajadores y los puestos de trabajo, estableciendo la prohibición de los despidos y suspensiones y el reparto de las horas de trabajo con un salario igual al de bolsillo promedio de los últimos doce meses ajustado por inflación; reclamamos para ello que las empresas den a conocer sus planes de producción y las horas de trabajo. Cintia describió detalladamente las extraordinarias ganancias de las empresas automotrices en los últimos diez años.

Finalmente, estipulamos la necesidad de una adecuación de la industria en función de las necesidades generales -y en particular de Materfer e Iveco- para fabricar material rodante y para el transporte público de pasajeros; la creación de un comité obrero de seguimiento y la conformación de una comisión de la Legislatura para redactar una ley con estos propósitos.

“Mucho ruido, pocas nueces”

Así calificó el cronista de La Voz del Interior a la declaración que sobre el punto votó la Legislatura (con la excepción de nuestro bloque). A instancia del delasotismo se resolvió “manifestar la preocupación… e instar a conservar los puestos de trabajo”.

En el debate, en el que intervinieron todos los bloques, el oficialismo rechazó nuestro proyecto por “superar las atribuciones de la Cámara”.

“¿Acaso la Legislatura no tiene competencia para declarar lo que considera hay que hacer frente a una crisis, respecto de la cual todos coincidimos es de largo alcance en Córdoba? Esto es muy simple: este proyecto de declaración establece una serie de medidas y pasos a seguir para salir de la crisis, ¿se acuerda o no con esos pasos?; no es un problema de “competencias”. Nadie pudo referirse o señalar una medida frente a la situación, más allá de bregar para que los créditos “baratos” del Banco Provincia ayuden a reactivar el mercado. La oposición, incluido el juecismo y el kirchnerismo, acompañó el proyecto oficial “en busca de un consenso”.

El vicepresidente de la Legislatura, defendiendo el acuerdo automotriz (vencido y en crisis) de 1992, criticó el “intervencionismo” del gobierno nacional para terminar reclamándole que intervenga, creando condiciones “más atractivas” para la instalación de capital. Todo esto, luego de ratificar las denuncias del Frente de Izquierda respecto de las tasas usurarias y las consecuencias de la devaluación.

Una campaña en marcha

La presentación del proyecto, su elaboración, el debate (seguido en el recinto y en las puertas de la Legislatura por despedidos de VW, de Estancias del Sur, metalúrgicos y otros trabajadores) han colocado un programa obrero frente a la crisis, que afecta a todo el pueblo cordobés. Lanzamos una campaña masiva de difusión de la presentación y del debate (inmediatamente se lo hicimos llegar a los delegados metalúrgicos que tendrán su congreso para definir un plan de acción), con el objetivo de organizar al activismo y los trabajadores en la lucha por la prohibición de los despidos y suspensiones. Con el proyecto buscamos dar un salto político y organizativo en la intervención independiente de los trabajadores.


Eduardo Salas