10/04/2003 | 796

El Frente «Unidad y Lucha» (Granate) fue la unica voz opositora en la Asamblea Anual de Afiliados de Ate-Capital

El jueves 27 se realizó en la Federación de Box la Asamblea Anual de Afiliados de Ate-Capital, para votar la «Memoria y Balance del 2002» y elegir la nueva Junta Electoral (la saliente dirigió el proceso electoral en todas las instancias decisivas, o sea que esta nueva junta no tiene ningún rol que cumplir).


Según el informe de la Mesa de la Asamblea, concurrió un número de afiliados cercano a los mil cien, un diez por ciento del padrón actual.


De un lado quedó clara la decisión política de la directiva «Verde» de bloquear cualquier debate que pudiera exponer el cuadro de crisis y retroceso en que se encuentra; del otro, sólo la Lista «Granate» colocó una oposición sistemática.


La «Granate» tomó la palabra en tres oportunidades y en otras dos o tres oca siones su pedido no fue respetado.


El compañero Gustavo Lerer (secretario general de la J.I. del H. Garrahan) propuso que la Asamblea Ordinaria votara un carácter Extraordinario para poder incluir en el temario la discusión y votación de un plan de lucha salarial (acuerdo al que se arribó en el último plenario de delegados).


Planteó también que la jornada que se acababa de votar para el martes 1/4 «Por la paz», tuviera el carácter contra el ataque imperialista y en defensa del pueblo iraquí (en una causa como ésta sólo hay dos trincheras, expresó), lo cual recibió manifestaciones de aprobación de las filas «verdes».


La mesa respondió que Ate ya tenía definido un plan de acción por el salario y reconoció que, finalizado el temario ordinario, podría incluirse el punto (pero después no lo hizo). Al referirse a la «Memoria», la mesa evitó expresamente analizar el tema, remitiendo a los concurrentes su folleto.


Allí se anotó el compañero Sergio Villamil (Pami) para proponer el rechazo a la «Memoria» (esencialmente, por la ausencia de Ate de las grandes luchas del período que se consideraba, empezando por su retiro del las calles el 20/12/01, en el «Argentinazo») y al «Balance» por no haber sido puesto en conocimiento con la suficiente antelación.


Allí se anotó para responderle el compañero Rubén Mosquera (I. Malbrán), quien sólo atinó a repetir parte de los argumentos expuestos en la «Memoria» respecto al 20/12, en el sentido de que todo el campo popular estuvo confundido y sin saber cómo actuar.


Impidiéndose el debate, la «Memoria y Balance», fue aprobada con el voto en contra de la «Granate» (cuyo número, mal reconocido por la mesa, era cercano a los doscientos compañeros).


Luego «se abrió el debate» sobre la Junta Electoral.


La «Verde» se opuso a que fuera proporcional a la cantidad de votos que tuviera cada propuesta.


Allí se terminó todo, en no más de una hora (y hubiera sido todo mucho más breve, de no ser por las intervenciones de la «Granate»).


Hubo varias cuestiones a destacar:


La más notable fue la presencia de la «Granate», que repartió su primer boletín electoral a la entrada y salida y arribó en movilización a la puerta de la Federación.


Otra fue la actitud «a la defensiva» de la «Verde», que, a sabiendas de que ganaba las votaciones cómodamente pero que sus argumentos eran más bien excusas, no quería que su base asistiera a un debate real.


En tercer lugar, la ausencia de las otras listas, tanto de los sectores moyanistas (Grimaldi, «Pepe» Cisterna, Aníbal Díaz) como del Pts, que con el argumento de que el resultado de la Asamblea estaba «arreglado de antemano», retiró su lista de esta primera batalla, restando fuerzas a la oposición clasista.


La cuarta fue la presencia de Víctor de Gennaro.


Para los compañeros que hayan estado por primera vez en una instancia como ésta, la misma valió más que mil explicaciones sobre lo que es la burocracia sindical, que «… se va a acabar…», como coreaba la «Granate» mientras se retiraba.

En esta nota

También te puede interesar:

A pesar de que habían anunciado $25.000, la tijera de Guzmán recortó $5.000 a último momento, ahorrando $1.752.625.000 para el FMI.
Implica que un 40% sobre el sueldo de mayo, que se terminaría de cobrar en enero de 2022.