16/09/2021

El municipio de Lomas de Zamora precariza a los trabajadores del Centro de Monitoreo

Llevan más de 8 años con contratos verbales y temporarios y se les vulneran los derechos laborales más elementales.

La situación que padece el personal del Centro de Monitoreo de Lomas de Zamora resulta angustiante: el intendente Martín Insaurralde no les reconoce la planta permanente ni los derechos del convenio municipal, aunque ya acumulen varios años trabajando para el distrito.

Bajo esta modalidad, la Municipalidad tiene a decenas de trabajadores con contratos verbales –no cuentan con copia alguna- y excluido de la casi totalidad de beneficios que otorga el reconocimiento de la naturaleza laboral de su vínculo.

Esta es una manifestación más de que a la intendencia del rebautizado camporista Martín Insaurralde poco le interesa la situación de sus trabajadores, evadiéndose de sus obligaciones contractuales para ajustar a los sectores más vulnerables. Algo que la Municipalidad realiza ya hace años con el programa Eco Lomas, donde precariza a cooperativistas del Potenciar Trabajo, evitando su incorporación a la planta.

Los trabajadores del Centro de Monitoreo cumplen una jornada laboral que puede llegar a las 40 horas semanales, pero parten de un “básico” de alrededor de $27.000, que llega a $30.500 con sumas en negro que las autoridades del área pagan y distribuyen “a discreción”. Se trata de montos de miseria, asimilables a un salario mínimo de indigencia.

Al estar excluidos del convenio colectivo municipal, los trabajadores carecen de derechos elementales como vacaciones acordes a su antigüedad, salarios familiares, licencias, paritarias y una correcta remuneración, incluyendo la correcta liquidación de horas extras.

Detrás del área correspondiente se encuentra el subsecretario de Seguridad, Jorge Bonino, de reconocida hostilidad a los trabajadores, como se ha visto en los ataques a los vecinos del Camino de la Rivera Sur, y el director de Monitoreo, Martín Bucafusco, responsable de asignar las sumas en negro y de retacear las soluciones a los problemas edilicios, que abundan.

Si bien los trabajadores del área ya han realizado varios reclamos al sector de dirección y al de personal, entre estos se tiran la pelota con el propósito de esconder la responsabilidad municipal en la decisión de mantener esta precarización.

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Lomas de Zamora también hace la vista gorda y dilata las respuestas. Parte de los trabajadores precarizados pertenecen a una tanda de empleados incorporados en 2013, que en la firma del convenio del 2019 fueron omitidos en el cronograma de supuestos pases a planta permanente.

La conducción del sindicato municipal cuenta con estrechos vínculos con el ejecutivo municipal, al cual se encuentra totalmente integrado, y no se le conocen acciones de lucha por las reivindicación de cientos de trabajadores precarizados del distrito.

Los trabajadores que levantan la voz para reclamar por sus derechos son amenazados con quitas en el salario, cambios de turnos o bajas en los contratos, lo que delata la orientación patronal y ajustadora del municipio del Frente de Todos.

Reclamamos la inmediata incorporación del conjunto del personal del Centro de Monitoreo a la planta municipal, con el reconocimiento de todos sus derechos, y el fin de la precarización y persecución contra los trabajadores. Por salarios que cubran la canasta familiar y por el derecho a organizarse, votar sus propios representantes sindicales y reclamar ante el ejecutivo municipal.

También te puede interesar: