Sindicales

5/4/2007

|
986

El Polo Obrero junto a profesores independientes

Una alternativa para los chicos


En Barrio Copello, de la ciudad de Capitán Bermúdez, en las instalaciones de la Escuelita que el Polo Obrero habita desde hace tres años y medio, un grupo de profesores llevan adelante la importante tarea de trabajar con los niños del barrio que no pueden realizar cursos o deportes fuera de aquí, ya que carecen de recursos económicos.


 


Muy entusiasmados, semana tras semana, decenas de niños se acercan al predio del Polo para participar de los talleres de Ajedrez, de Dibujo o de Arte. Niños-hombres y niñas-mujeres dejan por un rato el salir a pedir, o el carro, y se bajan a dibujar, a crear con papel y plasticola, a darle jaque mate a la droga y a la calle.


 


En cambio, el Frente Cívico y Social de los Varelas y las Paulini y los viejos partidos (PJ) dedican su atención a la disputa por el reparto de la torta y a amparar a las empresas y a los grupos de poder que siempre han gobernado en nuestra ciudad.


 


Desde el Polo Obrero entendemos que los talleres, los comedores, los merenderos que se encuentran en el seno de los barrios carenciados tienen una enorme tarea que discutir.


 


La taza de leche no resuelve el hambre de esos niños; ni siquiera los interesantes talleres de Ajedrez pueden resolver el hacinamiento de los ranchos o la falta de agua potable, etc. Debemos discutir, entonces, además de nuestras valiosas tareas diarias, los problemas que nos aquejan a todos los trabajadores y a los que sólo se puede encontrar salida en la construcción de una alternativa política obrera y socialista, independiente de estos viejos partidos y llevada adelante por los que vivimos de nuestro trabajo.


 


Adelante, compañeros.