27/03/2003 | 794

El segundo «micrazo» de TDO

Los trabajadores de TDO nuevamente hicieron sentir su presencia el martes 18 de marzo, cuando acompañados por sus familias, por usuarios y en especial por delegaciones del Polo Obrero y del movimiento piquetero, se formó una caravana de treinta micros que desde temprano partió de la terminal de la línea de Morón, recorrió las calles céntricas de la Capital y culminó en La Plata.


En el transcurso de la movilización tuvieron lugar dos audiencias, una con el subsecretario de Transporte de la Nación y otra en provincia con el director del área. Mientras realizaban estas entrevistas, la multitud hacia el «aguante» en las puertas y cercanías de ambas dependencias. Particularmente emotivo fue el aguante en La Plata, donde los compañeros de TDO se confundían con los manifestantes del Polo Obrero y formaban una columna compacta. La policía provincial había montado un gran despliegue, encabezado por la guardia de infantería.


Esta jornada agotadora dio sus frutos. Como lo destacó Carlos Pacheco, en las palabras que dirigió a la concurrencia al concluir la jornada, se arrancaron compromisos con día y hora, para tratar las demandas de los trabajadores de TDO. Gracias a la presión ejercida por los manifestantes, el subsecretario, en persona terminó entrevistándose con la representación que se había hecho presente. También se retomaron las negociaciones con la Secretaría de Transporte provincial, que venía dilatando las tratativas. Aun varias semanas después de haber elevado las demandas de los trabajadores, la Secretaría provincial no tenía ninguna propuesta elaborada para dar una salida al conflicto, aunque descartaban la posibilidad de la «gestión directa» de la empresa porque… el Estado no tenía como política hacerse cargo de las líneas en crisis.


Como destacaron varios compañeros integrantes de la representación, no había ninguna razón fundada para sostener esta negativa: a) no podían invocarse razones presupuestarias, pues lo que se estaba solicitando era mínimo en relación a las sumas multimillonarias que la nación otorga a los bancos. La supuesta «estatización» que se rechaza para los trabajadores es la que se aplica todos los días en beneficio del capital. Sin ir más lejos, el Banco Provincia fue «saneado» por la provincia. b) Tampoco se reclama una estatización sino simplemente una intervención temporaria del Estado en la administración de la línea mientras se avanza en una resolución definitiva del conflicto por medio de la expropiación de la línea y su entrega a los trabajadores. c) La posibilidad de la intervención transitoria está prevista en la ley orgánica de Transporte provincial (artículo 31). Es decir, lo que se reclama no es una figura desconocida y antojadiza, sino la aplicación, ni más ni menos, de la ley vigente. d) No existen, por otro lado, impedimentos técnicos para poner en marcha esta resolución.


El Estado puede operar la línea con los trabajadores, quienes vienen ejerciendo su control. La patronal, mientras tanto, viene vaciando la línea, con la rotura deliberada de unidades.


No hay, por lo tanto, ningún obstáculo legal, técnico o presupuestario que justifique una negativa gubernamental a la gestión directa, salvo… la decisión de privilegiar un negociado capitalista. La representación de TDO reiteró ante las autoridades de la Secretaría el rechazo total de los trabajadores a la «solución» de suprimir los recorridos menos rentables, y su disposición de luchar hasta las últimas consecuencias para impedirla.

También te puede interesar:

Salarios 20.000 pesos por debajo de la canasta básica.
Sus compañeros de la línea 218 movilizaron a la Comisaría y a Gral.Paz.
Por un plan de lucha en defensa del salario y las condiciones laborales.
Pese a ser diabético, no había sido licenciado. No recibió atención por parte de la obra social de UTA ni de Ioma.
Con el despido de un chofer que padece cáncer, el Grupo Dota muestra nuevamente que no tiene límites para imponer abusos patronales.