17/08/2018

Elección de delegados en Astillero Río Santiago: avance de la oposición combativa

Cómo enfrentamos los ataques de la intervención ajustadora.

El miércoles 15 se realizaron las elecciones de delegados en todos los sectores del Astillero Río Santiago (ARS). En un cuadro de una votación mayoritaria para los representantes de la oficialista Lista Blanca de ATE Ensenada, se pudo constatar un avance de delegados opositores a la burocracia en sectores como Gradas o Estructura. En el caso de Soldadura, una sección clave y numerosa de la fábrica, el candidato que integra Tribuna del Astillero (Coordinadora Sindical Clasista-PO) quedó relegado por solo dos votos de diferencia con una votación que superó el centenar de compañeros. Un paso adelante en la estructuración de la CSC en esta gran concentración proletaria de Ensenada.


En las elecciones de hace dos años atrás, la Blanca había barrido con la presencia de delegados opositores. En esta oportunidad, la elección verificó un desplazamiento, si bien todavía incipiente, en un sector de la base combativa del ARS. 


En los días previos la conducción de ATE Ensenada tomó nota de esta disconformidad y manipuló el voto por los delegados blancos oficialistas presentándolo como “la defensa del sindicato" ante los ataques del gobierno, la empresa y Lanata. Un recurso que tiene enormes límites, cuando la conducción de ATE tiene que adaptarse a las asambleas del ARS que votan medidas de lucha (para luego frenarlas y desmovilizarlas). En parte, esta delimitación que comenzó a manifestarse en la elección de delegados estuvo presente en la elección de la CTA, donde la dirección de ATE Ensenada (aliada a Hugo “Cachorro” Godoy) hizo una pobre performance (baja cantidad de votantes), mientras el clasismo de la Lista 6 Multicolor avanzó con casi el 20% de los votos.


Las elecciones de delegados tuvieron lugar en el cuadro de ataque a los trabajadores del Astillero por parte de Macri-Vidal y la intervención del ajustador Daniel Capdevila: sin acuerdo salarial en la paritaria, con una oferta de sólo el 15%, sin trabajo y con amenazas crecientes de despidos. Están amenazados 3.300 trabajadores. Sobre llovido mojado: la patronal volvió a golpear con descuentos en los salarios. La intervención pretende descontar vacaciones acumuladas con carácter retroactivo en lo que es un desfalco sin precedentes, un robo al salario y un golpe a los derechos laborales.


Está más que claro que hay una ofensiva que debe ser parada en seco, con una respuesta obrera al nivel del ataque patronal. La situación amerita convocar ya al plenario regional de delegados para que votar un curso de acción y concretar el Ensenadazo acompañado de un paro activo regional.


El progreso de la oposición en la elección de delegados es una base férrea para reorganizar al activismo que busca superar a todas las burocracias sindicales.


¡Defendamos al astillero de las garras de Vidal y su ajuste contra los trabajadores!