17/01/2020

Elecciones del Sutna: abajo la intervención del Estado de la mano de la burocracia

De cara a las elecciones nacionales del sindicato del neumático ha comenzado el período de presentación de listas. En el mismo momento que los diferentes representantes de las agrupaciones se reunían con la junta electoral, llegaba a la sede del sindicato una citación del Ministerio de Trabajo Nacional convocando a una audiencia sobre la base de una impugnación presentada por la vieja conducción burocrática del gremio. El pedido de impugnación por parte de la lista Violeta reside en objetar la validez de la asamblea general que votó la junta electoral por haber sido “extraordinaria”. La inconsistencia absoluta de la impugnación –ya que la asamblea se ajusta a los estatutos- pone de relieve la intención por parte de la burocracia sindical de torpedear por todos los medios la elección donde tendrá una derrota asegurada. Sumado a esto, se trató de una asamblea masiva, donde participaron veedores del propio Ministerio de Trabajo junto con escribanos que certificaron todo el proceso.


Más grave aún es la actitud adoptada por el Ministerio de Trabajo quien debió rechazar de plano inmediatamente cualquier pedido de impugnación por la absoluta inconsistencia del pedido. Pedro Wasiejko (antiguo secretario general del gremio) ha acudido a la intervención del Estado, con cuya camarilla gobernante comparte el mismo signo político. El absurdo se completa con la constatación que las elecciones nacionales convocadas en el pasado (2012) por la propia Violeta, se realizaron en asambleas extraordinarias. Sin poder encontrar ninguna falla en los procedimientos, la vieja burocracia sindical del gremio acude al Ministerio de Trabajo sin ningún tipo de elementos.

El ataque que recibe el Sutna recuperado en la fase previa al proceso electoral tiene objetivos de fondo. No se trata sólo de un burócrata trasnochado que intenta por cualquier medio “embarrar la cancha” habida cuenta de su retroceso político y organizativo entre los trabajadores del neumático. Se trata del intento de las fuerzas del Estado y las patronales por debilitar a la dirección clasista del gremio que se ha enfrentado de antemano a los intentos de “pacto social” a costa del salario y las condiciones laborales. La lucha contra el preventivo de crisis en Fate fue un ejemplo claro de esto, al igual que la lucha contra los despidos en Firestone y el intento de cambio de régimen laboral en Pirelli. La conquista salarial de las paritarias en el neumático también es una piedra en el zapato para un gobierno que ha llamado a terminar con la actualización salarial teniendo en cuenta la inflación. Puesto que el Sutna en cada paritaria y en cada revisión empató o superó la inflación, como lo vuelve a demostrar el último 31,9% logrado en octubre hasta marzo incluido. Ni hablar del período macrista en su conjunto, donde el Sutna supera la inflación por diez puntos, al tope del movimiento obrero que en promedio perdió un 19,5%. La defensa del poder adquisitivo de los trabajadores del neumático se pone en juego también en esta elección que se deberá desarrollar en la antesala de una nueva revisión salarial y de la paritaria de julio próximo. El Sutna ha superado en cada mes los exiguos aumentos por decreto de A. Fernández y defiende el principio de las paritarias libres contra cualquier intento de diferimiento.


El burdo ataque a la actual conducción antiburocrática del Sutna es el intento de terminar con el método de decisión colectiva de los trabajadores. La derrota de la Violeta en las anteriores elecciones nacionales fue a manos del reagrupamiento de los activistas obreros que formaron la lista Negra para poner en manos del conjunto de los trabajadores su herramienta gremial. La lista Negra, en tanto frente único de trabajadores de diferentes experiencias, ha defendido principios que se ponen en juego en esta elección. La independencia de las organizaciones obreras a la patronal y el Estado, la lucha contra la burocracia sindical de todos los pelajes, la reivindicación histórica del clasismo, la democracia sindical y la organización y la lucha por las reivindicaciones obreras, la alianza con los sectores clasistas y combativos del movimiento obrero y la participación activa en las grandes luchas del movimiento obrero, como las jornadas de diciembre de 2017 contra el robo jubilatorio de Macri, son los pilares de esta lista que ha dado muestras de todo esto en los cuatro años que ha estado a cargo de la dirección del gremio.


El sindicalismo que se considera “parte del gobierno” como los Daer y los Cavalieri -en este caso Wasiejko- no ha existido como corriente gremial realmente actuante en todos los procesos del gremio.  Ahora pretende impugnar ilegítimamente el proceso electoral porque no puede afrontar una elección en el marco de la democracia sindical, usando para ello al Estado contra los trabajadores. El pacto social muestra su carácter aún antes de ponerse en marcha.


Frente a las  maniobras que pretenden poner palos en la rueda al proceso electoral del Sutna desarrollemos una gran campaña para derrotar cualquier intento de intromisión en las decisiones de los trabajadores del neumático. En el Sutna no decide ni el Ministerio de Trabajo, ni la patronal. Deciden los trabajadores. Fuera la burocracia sindical. Abajo la intromisión del Estado en las decisiones de los trabajadores.