15/12/1994 | 434

En Córdoba también hubo fraude

La burocracia zanolista le robó el triunfo electoral a la lista Azul-Grana-Bordó (94), formada mayoritariamente por miembros de la junta gremial del Banco de Córdoba y que integran el Frente Grande, el Ptp, el Mst e independientes. El resultado dado por la junta electoral, elegida a dedo por el zanolismo, fue el siguiente: 1.088 votos para la Azul-Celeste (zanolista), 1.046 para la Verde (desprendimiento de la conducción anterior y asociada al angelocismo) y 1.026 para la Azul-Grana-Bordó. La burocracia impugnó urnas favorables a la Azul-Grana-Bordó y la junta electoral tardó más de tres días en realizar el escrutinio, dando lugar a maniobras poco claras.


El triunfo de la 94 significaba un golpe mayúsculo contra el zanolismo y también contra el gobierno provincial, ya que la Junta Gremial del Banco de Córdoba es opuesta a la privatización del banco, lo que ha llevado al gobierno a pedir su desafuero en cinco oportunidades con el objetivo declarado de despedir a sus principales miembros. La Azul-Grana-Bordó impugnó las elecciones y solicitó una nueva convocatoria.

También te puede interesar:

El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
La referente de la Coalición Cívica boga por una mayor flexibilización en aras de la reforma laboral.
Autoconvocados presentaron un plan en el Ministerio de Producción para que trabajadores e infraestructura de la empresa sea absorbida por el Estado.
El gobierno de Suárez despidió a alrededor de 50 trabajadores de la Obra Social de Empleados Públicos.
Ante la represión a los ferroviarios despedidos Néstor Pitrola, Romina Del Plá y dirigentes de izquierda se pronunciaron.