18/02/2019

En defensa de los trabajadores de Editorial Atlántida

Martes 19, movilización a la Secretaría de Trabajo.

Los trabajadores de Editorial Atlántida enfrentan una ofensiva patronal que pretende efectuar despidos masivos y modificar sustancialmente las condiciones laborales. La patronal ha presentado ante la Secretaría de Trabajo un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) y busca que el Estado le dé cobertura legal a este ataque.


Editorial Atlántida y las demás razones sociales vinculadas eran propiedad de los mexicanos de Televisa hasta fines de 2017, cuando éstos vendieron todas sus participaciones al management que dirigía las operaciones diarias. Seis meses después, el management supuestamente vendió las acciones a un grupo privado que se mantiene en el anonimato. El nuevo directorio, que incluye a directores que vienen de la época de los mexicanos, se niega a dar a conocer algo elemental como el nombre de los verdaderos dueños. En un país en el que las empresas periodísticas han estado en manos de testaferros y prestanombres para facilitar los vaciamientos –como en el caso del Grupo 23– es en defensa propia que los trabajadores de prensa quieren saber quién es el propietario.


El plan de la actual gestión apunta a un achicamiento brutal de la estructura de Atlántida. Cerró Billiken y Para Ti, dos revistas con peso propio en el universo de las publicaciones y sobrevuelan rumores de más cierres.


Con la excusa de que el público ha cambiado y ya no consume revistas de papel, tira a la basura marcas con historia y, lo más grave aún, despide a trabajadores de prensa con conocimiento y experiencia que deberían ser la base de cualquier reformulación editorial. La decisión de proceder a despidos masivos demuestra que la actual gestión no tiene un plan de crecimiento a partir de las actuales plataformas, o de nuevas que se incorporen más adelante, sino que su objetivo es preparar las condiciones para una posible reventa, lo que incluye la posibilidad de un negocio inmobiliario con el histórico edificio de la calle Azopardo.


La resistencia de los trabajadores se ha hecho sentir. Los primeros 16 despidos fueron enfrentados con medidas de fuerza y un acto en la puerta de la editorial. Los delegados de prensa denuncian que la empresa inventó causas para estos despidos, lo que fue rechazado de plano por los trabajadores y el Sindicato de Prensa de Buenos Aires.


La Secretaría de Trabajo no ha aprobado el PPC y ha convocado a una audiencia para este martes 19. El Sipreba se movilizará para acompañar a los trabajadores de Atlántida.


La Naranja de Prensa plantea: los PPC están al servicio del ajuste, por lo tanto ocupación de toda empresa que realice despidos masivos; estatización sin pago. Que la crisis la paguen los capitalistas.

También te puede interesar:

El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
Autoconvocados presentaron un plan en el Ministerio de Producción para que trabajadores e infraestructura de la empresa sea absorbida por el Estado.
El gobierno de Suárez despidió a alrededor de 50 trabajadores de la Obra Social de Empleados Públicos.
Ante la represión a los ferroviarios despedidos Néstor Pitrola, Romina Del Plá y dirigentes de izquierda se pronunciaron.