13/04/2016 | 1406

En Mar del Plata, basta de despidos en el puerto

Es hora de un paro de todo el sector de la pesca
Por Lucas D.


Durante 2015 y lo que va de 2016, el sector de la pesca sufrió el despido de 600 trabajadores, la mayoría de ellos vinculados con las flotas fresqueras y a las empresas que se encargan del procesamiento del pescado en tierra. A principios de 2015, Argenpesca SA cerró sus puertas con un saldo de 200 familias en la calle, con una miserable indemnización que en promedio rondó los 12.000 pesos. En Argenpesca reinaba el trabajo precario mediante cooperativas truchas con trabajo infantil y jornadas que superaban las 14 horas, todo esto avalado por el Soip y el gobierno de Pulti. A mediados de 2015, el Frigorífico Bermejo y la Planta Procesadora Pesquera “Costa Brava” despidieron más de 130 trabajadores. En lo que va de 2016 se produjeron nuevos despidos, esta vez fueron 260 en total, provenientes de los frigoríficos Centauro y Mattera y de la Planta Pesquera “El Tigre”. A los despidos se suma la precarización laboral: de los 9.000 trabajadores de las plantas fileteras sólo 3.500 se encuentran bajo relación de dependencia, muchos de ellos con convenios Pyme y empleados de comercio.


El intendente de Cambiemos Arroyo, durante marzo de este año, creó el “Concejo Municipal Pesquero”, donde se reunió con los sindicatos locales (en particular el Soip) y las cámaras empresarias de la pesca. En esas reuniones, las patronales exigieron al municipio, en particular la Cámara de Frigoríficos Exportadores (cuyas empresas emplean mayormente obreros de las cooperativas), una bolsa de trabajo eventual controlada por el Soip “para atender el pico de demanda que tiene el sector” -es decir, más precarización. Las reuniones de las cámaras empresarias con Arroyo tuvieron un solo objetivo: exigirle que interceda ante gobierno nacional para exigir una mayor devaluación “que pueda absorber los aumentos en el precio del gasoil y de los salarios de los trabajadores de la pesca”. Claro, el pretexto de los empresarios para los despidos es la inflación y el “retraso cambiario”. ¿Pero de qué crisis hablan los empresarios? Los dos primeros meses de este 2016 muestran un leve descenso en los desembarques (2%), pero las exportaciones subieron un 27,8% en divisas y del 20,1% en volumen (Informe de Coyuntura el Departamento de Economía de la Subsecretaría de Pesca). El 95% de lo que se pesca, se exporta. Las exorbitantes ganancias de los empresarios fueron apuntaladas por las políticas de los Pulti y ahora Arroyo: el actual gobierno (como el anterior) prorrogó hasta diciembre de 2016, la vigencia de los planes Programa de Recuperación Productiva ( Repro), en la que el Estado se hace cargo ¡del 50% de los salarios!


En un cuadro general de tarifazos al transporte, aumento de los impuestos y servicios del 400%, 120.000 despidos (en el sector público y privado) y una inflación proyectada para este año del 45%, los empresarios del pescado en Mar del Plata también buscan maximizar sus ganancias a costa de los trabajadores.


El Partido Obrero llama a todos los trabajadores de la pesca a lanzar una campaña al interior de lugares de trabajo, asambleas y plenarios de delegados en los sindicatos del pescado, por un paro que inicie un plan de lucha de todo el sector de la pesca. Proponemos: plena vigencia del convenio 161/75, basta de despidos y suspensiones de los trabajadores del pescado, ocupación de las plantas procesadoras ante la amenaza de cierre, salario mínimo (con garantía horaria) igual al costo de la canasta familiar (16.000 pesos), basta de tercerización laboral.

También te puede interesar:

Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.
Se mantienen firmes ante el Ministerio de Trabajo de Nación hasta el viernes.
A instancias de César Parra, se busca un pronunciamiento que fortalezca la lucha por la reincorporación.
Los trabajadores realizarán un nuevo acampe frente al Ministerio de Trabajo y reclaman una conciliación obligatoria.
Vamos por el congreso del FITU para potenciar a los trabajadores, a los luchadores y a la perspectiva obrera y socialista. Escribe Eduardo Salas