07/05/1998 | 584

En Río Turbio se reunieron los mineros, los docentes, las mujeres y la juventud

En la plaza central de Río Turbio, con la presencia de 250 compañeros, se realizó el acto del 1 de Mayo convoca­do por los mineros, los docentes de Adosac, ‘Mujeres en Lucha’ (‘MeL’) y centros de estudiantes. El Frente de Unidad Trabajadora (FUT) movilizó, junto a los docentes, más de 40 compa­ñeros desde Río Gallegos. Estuvo pre­sente una delegación de desocupados de Caleta Olivia. Adhirió al acto el Frente Grande de Río Turbio.


Dos mineros reivindicaron el carác­ter de lucha de la jomada y la vigencia de su propia lucha en defensa de la fuente laboral y el convenio colectivo. Los representantes de los desocupados de Caleta Olivia, de los estudiantes y de las ‘MeL’ fueron ovacionados.


Ricardo Mercado, secretario gene­ral de Adosac y representante del FUT, comenzó recordando que “el 1° de Mayo es un día internacional de lucha porque la clase capitalis­ta en todo el mundo está querien­do transferir la crisis colosal que tiene a los trabajadores… tenemos que decir que no vamos a subsi­diar esta crisis del capitalismo con la pérdida de puestos labora­les o la reducción de salarios”.


El discurso de Mercado giró en tor­no a la imperiosa necesidad de la orga­nización política independiente de los trabajadores: “Los trabajadores, en todos los lugares del mundo don­de están reunidos, no se han jun­tado para llorar o reflexionar. Se han juntado para darse un pro­grama, una salida. Si esta lucha de Río Turbio fue ejemplar es porque nos dimos cuenta que hay dos cla­ses: la que hoy está reunida en esta Plaza y la otra, la clase de los explotadores, la clase del obispo Bucolini, del gobernador Kirchner, del burócrata Rivolta (de Ate) y del patrón Taselli (…) Compañe­ros: tenemos que hacer política, tenemos que armar un gran parti­do de trabajadores, un partido de los obreros. Esa es la gran tarea que nos tenemos que dar. Si no después de todas estas grandes luchas que hacemos, al final en las elecciones terminamos votando a un partido patronal. Nosotros te­nemos que votar a nuestro propio Partido de Trabajadores donde estén representados aquéllos que se ponen al frente de nuestra lu­cha (…) No hay que tenerle miedo a la política, tenemos que armar un programa para darle una sali­da a la clase trabajadora”.


A pocos días del plebiscito que lla­mó Kirchner para ‘re-reelegirse’, Mercado cerró su discurso, “propo­niendo a esta Asamblea Popular que votemos una moción a mano alzada: QUE SE VOTE NO A LA RE-REELECCION DE NUES­TROS VERDUGOS”.


Los 250 compañeros presentes ovacionaron la moción.

En esta nota