13/10/2021

En Sanidad votemos a la Lista Bordó

El 14/10 se realizarán las elecciones en ATSA Buenos Aires, dirigida hace 29 años por la “Celeste y Blanca” de Héctor Daer.
Agrupación Naranja de Sanidad

Willy Monea Ojo Obrero Fotografía

El próximo 14 de octubre se realizarán las elecciones en ATSA Buenos Aires, dirigida hace 29 años por la “Celeste y Blanca” de Héctor Daer.

Llamamos a votar a la Lista Bordó, en defensa de la independencia de clase y de la lucha para poner a los sindicatos al servicio de los intereses de nuestra clase.

La elección tendrá lugar después del avance de la izquierda en las PASO y de la derrota del peronismo, un régimen de ajuste y privilegios, del cual la CGT que dirige el mismo Daer, ha sido un pilar.

La “primera línea”: precarización, despidos y pobreza

La pandemia desnudó, y agravó aún más, la situación de precariedad laboral que sufrimos los trabajadores de la salud, tanto privados como públicos. Tempranamente surgieron reclamos y luchas por los EPP, que las patronales no garantizaban, por testeos masivos que el gobierno rechazaba y para que las ART se hagan cargo de los compañeros contagiados. A esto se sumaron los reclamos salariales.

Las paritarias 2020 fueron prácticamente nulas; basadas en sumas no remunerativas. Los bonos anunciados con bombos y platillos resultaron míseras sumas fijas que no llegaron a todos los trabajadores y, donde llegaron, lo hicieron con mucha demora. El fraccionamiento de los pagos de acuerdo al cobro de los subsidios (con fondos de la ANSES) impulsó todo tipo de conflictos. En el Otamendi, en el Güemes, el Italiano. Mientras las puertas del sindicato permanecían cerradas.

Como resultado de esta política el salario neto de la escala salarial, en sus diferentes ramas y categorías, no supera la línea de pobreza y se encuentra muy lejos del costo de la canasta familiar, hoy en más de $110000.

Capítulo aparte merecen los cierres de establecimientos en lo peor de la pandemia, empujando a sus trabajadores a la calle y agravando la situación de todo el sistema. Grandes luchas, como la de la clínica San Andrés en Tres de Febrero fueron olímpicamente ignoradas por las dirigencias del gremio.

La directiva de ATSA solo intervino para aislar los conflictos y llevarlos a un callejón sin salida.

Fuera los Daer, de ATSA y de la CGT.

La reciente patoteada de la Celeste y Blanca contra los compañeros de la Lista Bordó, mientras repartían un volante, pinta de cuerpo entero la política de esta burocracia. Esa agresión no solo fue un atropello a la libertad sindical, sino que constituye una alerta para todos los luchadores: busca impedir que el repudio generalizado se transforme en un gran movimiento antiburocrático.

Los miles de despidos – a pesar del DNU que los prohibía -; los subsidios para las empresas mediante los ATP; las suspensiones con recortes salariales y el Salario Mínimo Vital y Móvil de indigencia, llevan la firma de Héctor Daer.

Antes, bajo el macrismo, fue coautor del proyecto de reforma laboral, que frenó la movilización popular del 14 y 18 de diciembre de 2017. Daer es quien mejor encarna esa política de tregua y entrega al servicio del ajuste y el FMI.

Por todas estas razones el 14 de octubre llamamos a votar a la lista Bordó, para reforzar la lucha independiente de las patronales, de la burocracia sindical y de los gobiernos, como parte de la tarea fundamental por construir una nueva dirección clasista, combativa y antiburocrática en el movimiento obrero.

También te puede interesar:

Nueva conducción moyanista y portazo de la UTA y La Fraternidad.
El proyecto de ley del oficialismo la CGT y la CTA busca suprimir derechos de los trabajadores.
Un proceso electoral plagado de irregularidades a discreción de la burocracia sindical.
A pesar del repudio expresado en las urnas, la burocracia sindical respaldó al presidente.