12/02/2004 | 837

Enérgica respuesta de los trabajadores a la ofensiva patronal

En medio de la negociación del cuerpo de delegados con la empresa por la reducción de la jornada a 6 horas para todos los sectores, y habiendo llegado a un acuerdo para proseguir las discusiones en marzo, la patronal de Metrovías lanzó una nueva ofensiva, instalando el jueves 29 de enero diez máquinas expendedoras en la estación de Retiro de la línea "C". La respuesta de los trabajadores fue inmediata: el Cuerpo de Delegados (CD) se autoconvocó en Retiro y, ante la negativa de la empresa a retirar las máquinas, comenzó a hacerlo en la práctica, generando roces y forcejeos con la seguridad de Metrovías. El paso siguiente fue la realización de asambleas en todos los sectores, las cuales mandataron al CD a iniciar un plan de lucha que comenzaría el viernes a las 13 hs, con paros de tres horas por turno en todas las líneas y talleres.


Este plan fue dado a conocer el mismo viernes, en una conferencia de prensa que co ntó con la presencia masiva de los medios. Ante la firmeza de los trabajadores, la empresa y el Estado operaron contra reloj. La viceministra de Trabajo, Noemí Real, convocó de urgencia a una audiencia en el ministerio, donde la UTA y Metrovías (no fue invitado el CD) firmaron una conciliación obligatoria por 15 días, donde se conminaba a la empresa a retirar las máquinas en el término de tres días, fijando una nueva reunión para el miércoles 4, cuya finalidad era verificar su cumplimiento.


Como no podía ser de otra manera, la UTA dejó su marca en la firma del acta de conciliación dejando expresado que la empresa buscaba con esta provocación obtener nuevos beneficios del Estado y que con su actitud beneficiaba a "elementos sin personería gremial" que sacaban provecho político de la situación. Aparte de buchona, contra el Cuerpo de Delegados, la burocracia trata de ocultar que la patronal no afloja en su actitud de no dar cumplimiento a la incorporación de nuevo personal.


Esta nueva pulseada dejó planteada la necesidad de profundizar la organización de los trabajadores del subte. El CD continúa con asambleas por sector para organizar la lucha por las 6 horas, para todos los sectores que aún no las tienen, y por el conjunto de reivindicaciones pendientes, entre ellas una muy importante: el reconocimiento ante la empresa y la UTA de la autoridad que se ha ganado el CD

También te puede interesar:

La jornada constituyó una nueva expresión de la crisis de la burocracia.
Escribe Néstor Pitrola. El ajuste fondomonetarista en marcha en el centro del debate nacional.
La "normalización" del servicio, sin criterios de salubridad.
Fuera la burocracia sindical, encuentro y plan de lucha.