11/06/2003 | 824

Expropiación y gestión Obrera de Gatic.

La victoria obrera de Gatic es, por lejos, una causa que importa a todos los trabajadores. Por eso mismo, el apoyo a sus trabajadores en conflicto fue una de las banderas de lucha de la gran movilización piquetera del martes 4 de noviembre.


A la patronal negrera de los Bakchellian le ha salido un «martes trece». A la fecha todas las plantas están sin trabajar por decisión de los 6.000 trabajadores de Coronel Suárez, San Martín, Pigüé y La Calera, que están parando por el incumplimiento de los pagos salariales. La «familia» eliminó el salario y lo reemplazó por «pautas» de 150 pesos, de cobro irregular, que tampoco viene pagando.


¿Y el «traje a rayas»?


Días atrás, hasta Moccero, intendente de Coronel Suárez y viejo amigo de la «familia» Bakchellian, tuvo que reconocer lo que el Partido Obrero viene denunciando con sistemática regularidad y que es el fundamento de la campaña por la expropiación inmediata de Gatic: el 62% del total de la deuda de la empresa (en total, 600 millones, contabilizando los nuevos créditos contraídos después del concurso de acreedores) corresponde a préstamos impagos con el Banco Provincia, el Nación, el Ciudad y con Rentas y la Afip; otro 10% son deudas salariales y previsionales que nunca depositó en las cuentas de los 6.000 trabajadores de Gatic. ¡Estos delincuentes y evasores quieren otros 25 millones de un fondo fiduciario formado por el Estado nacional y provincial para salvarles el negocio!


¿A quién debe pertenecer hoy Gatic?


Pero un cálculo elemental demuestra que, con esta deuda millonaria, Gatic debería ser expropiada ya, para que el Estado se cobre lo que los Bakchellian no pagan ni quieren pagar (aún después de la pesificación, que licuó gran parte de la deuda). La expropiación de Gatic es el eje de debate. La discuten los trabajadores, la rechaza la burocracia que cuida los bolsillos de la «familia», y de la posibilidad de que se produzca se quejan los Bakchellian por los medios de comunicación. Contra la expropiación se levanta un frente único entre la patronal, el Estado, la burocracia y el poder político de las intendencias, que buscan una salida para los negocios de la empresa a costa de los 6.000 trabajadores de Gatic.


En efecto, todas las variantes proponen un «salvataje» para preservar a los Bakchellian como «socios» o parte del «management» de la empresa, a la vez que plantean cerrar tres plantas. Todas las «salidas» patronales son destructoras de la fuente de trabajo, porque en nombre de la «racionalización» se proponen despedir a 1.000 trabajadores, y avanzar hacia una mayor flexibilidad laboral que la actual (propuesta de Eduardo Bakchellian). ¡Esto es lo que no denuncia el sindicato, cuando los trabajadores de Gatic ya están cobrando 150 pesos del Fondo de Desempleo para «acostumbrarlos» a su condición de despedidos!


La celeridad de la expropiación y la gestión obrera la deben imponer los 6.000 trabajadores unidos y movilizados.


Para volcar la situación es necesario pasar al paro activo y a una gran campaña sobre todo el movimiento obrero. La Conferencia Sindical del Polo Obrero, el 29 de noviembre, discutirá especialmente la movilización unitaria de los trabajadores ocupados y desocupados por Gatic.


Un gran envión sería la organización de una Gran Marcha de los 6.000 compañeros con sus familias a la ciudad de La Plata, para imponer en la Legislatura la expropiación estatal de Gatic y su cesión a los trabajadores para gestionarla.


El Partido Obrero propone:


1) Que se destine una primera partida de 25 millones a pagar los sueldos y reabrir la totalidad de las plantas de Gatic, destinando todo el capital de trabajo a una reorganización de la producción bajo gestión obrera.


2) Movilizarse a La Plata, para imponer la expropiación urgente y el inmediato traspaso de las plantas a un Comité de Gestión elegido por los trabajadores, bajo la modalidad de una Gatic Obrera que asegure el mantenimiento de los 6.000 puestos de trabajo, el funcionamiento de todas las fábricas y el pago regular de los salarios respetando el convenio colectivo.


La expropiación y una Gatic bajo gestión obrera son las únicas alternativas viables para defender a los 6.000 trabajadores, que son la verdadera familia de Gatic.

También te puede interesar:

El empleo cayó un 18%. Entre marzo y junio se registraron 3,75 millones de nuevos desempleados.
La multinacional descarga la crisis sobre los trabajadores mientras salva las ganancias patronales.
Organicemos la lucha por los 500 puestos de trabajo y el 100% del salario.
Reclaman que se vaya el titular de la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia.
Apoyemos la lucha de los trabajadores de Danone en defensa de sus puestos y condiciones de trabajo.