13/06/2002 | 758

Extraordinaria Asamblea Interdistrital

La Asamblea Interdistrital reunida en Ensenada el sábado 1º de junio ha marcado un hito en la organización del movimiento de lucha de la docencia bonaerense. Como informa el diario Hoy, de La Plata, «un millar de docentes de La Matanza, Almirante Brown, Avellaneda, Berisso, La Plata, Quilmes, Cañuelas, San Isidro, Lanús, Florencio Varela, General Sarmiento, Lomas de Zamora, Malvinas Argentinas, Solano, Berazategui, Tigre y Ensenada colmaron las instalaciones del Teatro Municipal con la meta de unificar la lucha en todos los distritos».


La elección de Ensenada como sede de esta Asamblea Interdistrital es el resultado de una lucha histórica que ya entra en su cuarta semana: desde el 20 de mayo permanecen ocupados el Consejo Escolar y las escuelas, con atención de comedores pero sin dictado de clases.


Las resoluciones aprobadas por la Asamblea Interdistrital contrastan con la parodia del Congreso Extraordinario de Suteba (una carpa de incierta duración y un paro en julio sobre el filo de las vacaciones de invierno).


Como contrapartida, la Interdistrital votó impulsar y organizar la permanencia en todas las escuelas de la provincia sin dictar clases, la permanencia en todos los Consejos Escolares presionando a los Concejos Deliberantes para que voten la derogación de la Ley 12.867 que modifica el Estatuto del Docente (como hizo el de Ensenada), la movilización el 5 de junio a la Gobernación para montar una «granja educativa» junto a las escuelas rurales de La Plata y la región, la elección de delegados y representantes con mandato de escuela y de las bases para ir al Plenario convocado por el Suteba de La Matanza, y la incorporación a esta lucha de las organizaciones de trabajadores y desocupados como integrantes de la comunidad educativa. La Asamblea culminó con una emotiva marcha al Consejo Escolar ocupado, al grito de «Atención, esta lucha la seguimos hasta la derogación» (naturalmente, de la ley de ajuste educativo y destrucción del Estatuto).


La fuerza de la Asamblea Interdistrital y la masividad y representatividad de su concurrencia dan cuenta de la rebelión docente que toma escuelas, se moviliza, ocupa y marcha contra la rebaja salarial; pero es también la expresión de la construcción de una nueva dirección de lucha basada en las asambleas de escuelas y las asambleas generales. Es, para decirlo en los términos de los Docentes Unidos de Ensenada que presidieron y organizaron el encuentro, la convicción profunda de que es ahora y ya el momento de provincializar y extender esta lucha para llevarla a la victoria y recuperar el Estatuto y nuestras conquistas.


La Asamblea Interdistrital sirvió para unificar un programa cuyos principales puntos son la restitución del Estatuto Docente, la derogación de la ley de ajuste educativo, la anulación de la rebaja salarial y restitución de todas las desfavorabilidades tal cual se venían cobrando antes del ajuste, la devolución del 13%, el descongelamiento de la antigüedad, el rechazo al recorte del presentismo bajo la forma de unificación de cheques y el aumento de presupuesto y partidas para garantizar la atención de los comedores escolares y el pago de las becas.


El millar de docentes y padres que coparon Ensenada constituye una derrota política de la burocracia sindical y especialmente de la burocracia de Yasky, que hizo circular un volante delator y macartista con la finalidad de propiciar el desalojo policial del Consejo Escolar de Ensenada. Los Yaskys usaron el Congreso Extraordinario de Mar del Plata para atacar al heroico movimiento de lucha ensenadense y para advertir que prepara un «castigo ejemplar», incluida la expulsión del Suteba de decenas de compañeros. Yasky quiere cortar a lo «Lorenzo Miguel» lo que es en verdad el repudio masivo de la docencia que tiene fresca en su memoria la traición a la huelga del año pasado. (En oportunidad del «tractorazo» del 29 a la Dirección General de Escuelas, unos 3.000 docentes de La Plata, Ensenada y Berisso marcharon exigiendo plan de lucha y al grito de «Un minuto de silencio para Yasky que está muerto».)


La desesperación de la burocracia celeste explica las maniobras y el acuerdo tejido con la lista Azul y Blanca (CCC), uno de cuyos puntos principales es aislar y golpear la lucha de Ensenada. Los azules y blancos se han convertido en chirolitas de la Celeste y actúan como los voceros del «Congreso Extraordinario» allí donde el repudio impide hablar a la burocracia.


Después de la Asamblea Interdistrital se viene una nueva semana de movilizaciones y tomas, pero para garantizar su extensión, representatividad y masividad es necesario trabajar escuela por escuela para hacer del Plenario de La Matanza un gigantesco escalón en la lucha por la recuperación del Estatuto y de todas las conquistas y por la construcción de un Comité de Lucha de toda la docencia provincial elegido por la base.