28/08/2003 | 815

Foetra ocupó los edificios

Luego de dos días de asamblea permanente y paralización de las tareas por tiempo indeterminado en todos los lugares de trabajo, las empresas Telecom y Telefónica presionaron al Ministerio de Trabajo para que éste dictara la conciliación obligatoria a partir de la tarde del día viernes pasado.


La conciliación obligatoria dictada por el Ministerio fue encarada por el sindicato como una nueva fase de la lucha por una verdadera recomposición salarial. La masividad y extensión de esta medida volvió a verificar la profundidad del movimiento de lucha y la firmeza de los trabajadores. El plenario de delegados reunido el miércoles 20/8 había resuelto la huelga luego de escuchar el informe de la directiva de Foetra que rechazó una «recomposición» de 100 pesos (50 en ticket no remunerativo y 50 pesos al básico sujeto a descuento), luego de 12 años de congelamiento salarial (caída del salario real).


La conciliación obligatoria es un salvavidas momentáneo para las empresas que no tienen otra opción que sentarse seriamente a discutir la propuesta de una recomposición salarial de 500 pesos para todas las categorías del convenio y de 200 pesos para los pasantes hasta que sean trasladados al convenio. En toda esta lucha, la clase media y el resto de los trabajadores han demostrado una gran simpatía con este reclamo. Sobre todo teniendo en cuenta la oposición de los trabajadores a cualquier tarifazo y la denuncia sistemática sobre las fabulosas ganancias que estas empresas fugan cotidianamente del país.


Durante la conciliación obligatoria se abrirá una nueva discusión con las empresas. Es fundamental que se mantenga la firmeza demostrada hasta el momento. La recuperación del salario y la lucha contra la flexibilización laboral está cobr ando una envergadura cada vez mayor.

En esta nota