16/03/2021

Formosa: maestrxs de apoyo fueron excluidxs del plan de vacunación

Apel - Prestadores en Lucha

En el marco del plan de vacunación provincial coordinado por el Departamento de Inmunizaciones del Ministerio de Desarrollo Humano, el personal docente y no docente de las instituciones educativas públicas y privadas de la ciudad de Formosa recibió la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19

Sin embargo, en la organización quedaron fuera profesionales que trabajan como maestros/as de apoyo en las instituciones. Al ser profesionales que contratan las familias para que acompañen a sus hijos/as en su proceso de inclusión educativa, no forman parte del plantel institucional, pero son trabajadores/as que están diariamente en las escuelas. Se pretende que retornen a las aulas sin protección.

Ante esta situación, un grupo de profesionales excluidos/as de la primera aplicación de la vacuna Sinopharm iniciaron una intensa actividad virtual reclamando que se los/as incluyera en el plan de vacunación, con la sólida postura de que si no reciben la vacuna no regresarán a las aulas cuando se disponga la presencialidad en las escuelas.

En la actualidad la Ciudad de Formosa se encuentra nuevamente en la fase 1 de la administración del ASPO, por lo que se dio inicio a las clases de forma virtual, al menos hasta el 18/03. La vacunación del personal educativo aproxima las posibilidades de iniciar las clases presenciales, así lo expresaron el Ministro de Educación Alberto Zorrilla y el gobernador Gildo Insfran. Queda claro que el gobierno no pensó en los alumnos y alumnas con discapacidad que asisten a las escuelas con acompañantes personalizados, poniendo en peligro la continuidad de las prestaciones. Así, en un nuevo acto de discriminación, el gobierno no garantiza el derecho a la educación.

De manera similar a lo que había ocurrido semanas atrás en CABA, cuando las psicopedagogas y psicomotricistas lanzaron una campaña de prensa y difusión para recibir la inoculación, los/as prestadores/as de Formosa debieron organizarse y reclamar para que se los/as tuviera en cuenta, gracias a lo cual fueron incluidos/as en una lista extraordinaria y se les administró la primera dosis. No obstante, no todos/as recibieron la tan ansiada confirmación, algunos/as siguen esperándola, principalmente aquellos/as que realizan la prestación en instituciones privadas, que ya se habían negado a agregarlos/as a la planilla.

La ofensiva recibida no es un hecho aislado, sino que se trata de una situación generalizada que afecta a los/as prestadores/as de discapacidad en salud y educación. Este sector de prestadores/as que fue invisibilizado y completamente borrado del sistema, es el mismo que es tercerizado y precarizado por el Estado nacional. Desde principios de la pandemia vienen reclamando el aumento del nomenclador que fue estacionado por más de un año con honorarios que están muy por debajo de la canasta básica total. Después de varias movilizaciones en más de 13 provincias, se anunció un 10% de incremento en el nomenclador nacional de prestaciones básicas en discapacidad. Un aumento de miseria comparado con los números de la inflación y los aumentos del monotributo.

El avance conquistado en Formosa en la lucha por la vacunación debe servir de apoyo para reforzar el reclamo hasta que se concrete y cubra a todos y todas. Solamente la organización de los/las trabajadoras en defensa de su salud y derechos laborales pondrá poner en agenda las reivindicaciones del sector.

Para seguir organizándonos, sumate:

18/03 paro y movilización nacional de transportistas

20/03 Asamblea Nacional de Prestadorxs Precarizadxs Salud y Educación

27/03 Plenario de la Coordinadora Sindical Clasista

En defensa de los/as prestadores/as de la salud y la educación y de las personas con discapacidad.

También te puede interesar:

Las respuestas de parte del gobierno han sido prácticamente nulas: fuera Cabandié.
Inmediata reincorporación de lxs vacunadorxs. Basta de maltrato, precarización y salarios de hambre.
El gobierno confirmó el aumento del 9% en las cuotas para enero.
Concentran la presión en la vacunación, que ya es alta en Argentina. Escribe Eduardo Salas
Los epidemiólogos calculan que “los peores meses de contagio” serán febrero y marzo.