21/08/2003 | 814

Fraude y crisis

Las elecciones de la Cta en Neuquén fueron un verdadero fraude.


Una maniobra que se planificó y organizó para que los trabajadores de la educación no pudieran votar, temiendo (con justa razón) que se manifestarían mayoritariamente votando a la Lista Nº 2 «Frente de Unidad Trabajadores en lucha».


El degennarismo separó las boletas de nuestra lista provincial de la nacional a último momento y no las entregó en varias urnas; modificó los padrones, alteró los recorridos de las urnas volantes, que no llegaron intencionalmente a miles de compañeros; cerró urnas fijas antes de tiempo o las paralizó por ausencia de presidentes de mesa; hizo «desaparecer» varias urnas y sus presidentes hasta las 21 horas (hasta el 19/8 las tres urnas de Aluminé no han llegado a la Junta Electoral y se desconocen los resultados), etc. Tenemos todo documentado.


Cuando una dirección no puede disimular estos métodos, expone su propia crisis; tal como ocurrió ese día con las reuniones a hurtadillas entre la Junta Electoral, los candidatos de la Lista 1 y los abogados de la Cta. Ni la ventaja que les otorgaba semejante fraude pudo ocultar que sólo votó aproximadamente un 20% del padrón. Hay un vaciamiento de la Cta.


A pesar de todo, nosotros crecemos


Así y todo, logramos un resultado electoral del 22,2%, cuadruplicando (de 400 a 1.500) los resultados que como Lista Marrón obtuvimos en la elección de Aten del año pasado. Un porcentaje que aumenta considerablemente en las urnas donde logramos impedir la maniobra fraudulenta (en varias ganamos).


Esto es el resultado de la lucha política dada contra el alineamiento de la Cta con Kirchner, por un lado, y, por el otro, de haber superado el boicot de las agrupaciones llamadas «antiburocráticas y clasistas» que se negaron a apoyar a la lista de oposición e incluso llamaron a no votar, como ocurrió, entre otras, con la Lista Granate y la Junta Interna del Castro Rendón, de Ate, cooptados a la política de secta del Pts en la Coordinadora del Alto Valle.


Tampoco podemos dejar pasar la colaboración de la dirección de Aten Capital con Julio Fuentes que, tal como lo hace el PJ, la UCR y el Ari con Sobisch, aunque cacaree que es oposición, en los hechos le dejó el camino despejado para asegurarle el triunfo al oficialismo.


Estos «bolcheviques» llegaron a negar la información a los docentes que llamaban indignados a la Seccional porque no podían votar, y a decirles que Aten Capital no llamaba a votar a nadie.


Por eso, el paso siguiente no puede ser solamente la impugnación del fraude.


Debe ser también lograr que esta tendencia hacia las posiciones de la Lista Nº 2 (que se expresó truncada por la maniobra fraudulenta) pueda transformarse en un factor real de organización y lucha.


La consecuente lucha política dada en el terreno electoral permitió desnudar la necesidad de sacar a los representantes de Kirchner y Sobisch de nuestras organizaciones.

En esta nota