14/03/2002 | 745

¡Fuera la intervención de la burocracia de Gerardo Martínez!

Después de quince días de ocupación de la sede del sindicato de la construcción por parte de la Comisión Normalizadora, la burocracia de la Uocra central decretó la intervención del gremio.


La resolución de Gerardo Martínez designa en el cargo por seis meses (prorrogables por otros 6) a Julio Ojeda, que se desempeñó como secretario de Finanzas del desplazado burócrata Julio Ruiz.


Ojeda, ante el caos y desfinanciamiento en que había caído el sindicato, fue tomando distancia del ex secretario general y se montó en el proceso de descontento en el gremio. Rechaza, obviamente, toda acusación de desmanejo en las finanzas del sindicato y de su endeudamiento y vaciamiento.


De la mano de Gerardo Martínez y de Julio Ojeda no habrá elecciones en la Uocra neuquina y mucho menos «limpias y democráticas», como lo exigía el acta que avaló una asamblea de más de dos mil compañeros que impuso la renuncia de Julio Ruiz.


La designación de Ojeda sólo busca distraer el profundo descontento de los trabajadores. Ojeda está montado en el manejo de más de 3.500 planes Trabajar.


En la gestión anterior de Ruiz, «afiliado al Movimiento Popular Neuquino y confeso adherente al gobernador Jorge Sobisch, (se) mantuvo una importante cantidad de subsidios a favor de los albañiles desocupados que le permitió frenar movilizaciones que pudieran haber complicado la gestión gubernamental» (Río Negro, 9/3). El frente de agrupaciones antiburocráticas constituido recientemente acaba de pronunciarse contra la intervención y exige que se cumpla el acta que exige la realización de elecciones. Es tarea de las agrupaciones opositoras imponer, sobre la base de la movilización de los compañeros por sus reivindicaciones y necesidades, el proceso que la gestión de Ojeda pretende abortar.

También te puede interesar:

Lo afirma José Voytenco, secretario de Uatre luego de firmar y festejar otra paritaria de pobreza ¿Quiénes se llevan la riqueza que producen los trabajadores rurales?
Otro pacto ajustador de Kicillof con las burocracias sindicales.
Sobre el decreto que restringe la "libre elección de las obras sociales".
El gobierno no logra bajar los precios ni cuida los puestos de trabajo.
La pasividad de la directiva puesta en cuestión por propios y oposición.
La Uocra ha oficiado históricamente como fuerza de choque para instaurar la megaminería en la provincia.