16/05/2021

Garbarino: sigue la lucha por el pago de salarios y contra el vaciamiento

El gobierno debe intervenir.

El pasado viernes 14 se realizó la tercera concentración de los compañeros y compañeras autoconvocadas de Garbarino y Compumundo, frente a la icónica sucursal del barrio porteño de Belgrano (en Cabildo y Echeverría), para exigir el pago de los salarios. La empresa había dado aviso el mismo día que el local abriría sus puertas recién a las 15:00, y finalmente permaneció cerrada durante todo el día. Expresa el temor de la patronal ante el crecimiento de las autoconvocatorias, como también se vio en Merlo y José C. Paz.

Mientras pasan las semanas, las noticias sobre la crisis en Garbarino se hacen oír en los medios de comunicación. Al no pago de los salarios, de los aportes jubilatorios y las obras sociales, y las más de 1.200 suspensiones a nivel nacional, se suma ahora una profundización en el cierre de sucursales. Solo la última semana se había anunciado el cierre de las cuatro sucursales de Rosario, pero por presión de sus trabajadores tuvieron que dar marcha atrás. En la misma situación se encuentran en Mar Del Plata, Santa Cruz, Córdoba, Salta y Chubut, donde también han cerrado locales dejando a sus trabajadores a la deriva.

El empresario Carlos Rosales, quien dejó trascender que está en la búsqueda de nuevos socios o directamente compradores de la compañía, avanza sin tapujos en el vaciamiento de la misma. La excusa es que pretende “la reconversión tecnológica” de ir a un negocio virtual, al estilo MercadoLibre, pone en riesgo la fuente de empleo de los más de 4.500 trabajadores de Garbarino y Compumundo.

El gobierno deja pasar el ajuste sobre los trabajadores como si nada. Mientras Rosales se juega al desgaste del conflicto, con compañeros que no cobran sus salarios y se endeudan para poder sobrevivir, el Estado nacional y el Ministerio de Trabajo hacen la vista gorda, dando vía libre al vaciamiento de Garbarino.

La conducción del Sindicato de Comercio, que comanda Cavallieri a nivel nacional y Ramón Muerza en la Capital, prácticamente no ha intervenido en el conflicto. Solo por la presión de las autoconvocatorias tuvo que convocar algunas reuniones con la empresa ante el Ministerio de Trabajo. En la primera de ellas se firmó un acuerdo por el pago en cuotas de los salarios de marzo, pero la patronal incumplió y pago solo una parte de los mismos (25%). La segunda instancia promovió el pago de $8.000 para los trabajadores activos, y ni un peso para quienes continúan suspendidos.

La descarga de la crisis de Garbarino sobre sus trabajadores demanda la intervención inmediata del Estado, que debe garantizar el cumplimiento de las actas firmadas en el Ministerio de Trabajo. Por su parte, el sindicato de comercio debe convocar a un paro nacional por Garbarino y Compumundo hasta que se cumplan las demandas de los compañeros y compañeras.

¡Por la reincorporación inmediata de los 1.200 suspendidos! ¡Por el pago íntegro de los salarios adeudados y de las cargas patronales! ¡Que se cumpla el acta firmada en el Ministerio de Trabajo!

El próximo sábado 22/5 los autoconvocados de Garbarino y Compumundo realizarán una nueva concentración y corte en las puertas de la sucursal de Belgrano. Desde la Naranja de Comercio y la Coordinadora Sindical Clasista participaremos de esta actividad y todas las que se convoquen por la victoria de esta lucha. En el mismo sentido convocamos a todos los trabajadores de comercio a participar este jueves 20/5 a las 21:00 del plenario virtual convocado por UTM (Unión de Trabajadores Mercantiles).